Lunes, 22 de Julio de 2019

Policiales »  Los «trapitos» siguen atacando y la sociedad exige soluciones

la policía los detiene, pero el esfuerzo vale poco
Ayer atraparon a tres chicos con la caja fuerte de un comercio. El sábado fue detenido otro con una ganzúa y que había provocado un incidente, también en el centro de Resistencia. El jueves pasado hubo un desorden en La Biela.

Por Guillermo Cabaña

No hay caso. Evidentemente las autoridades provinciales, municipales y de la Justicia no quieren ocuparse del delicado tema de los «trapitos». 
Quizás por ser almas caritativas, no estacionar sus autos en las zonas donde ellos se encuentran, tener sus mentes ocupadas en temas «trascendentes» como las elecciones o tener simpatía por sus malas andanzas, son cualquiera de de las razones para que no se actúe de una buena vez para poner orden a una parte de la sociedad que delinque abiertamente. 
Cualquier buen o mal pensamiento es viable ante el auge de estas personas, que no son todas, pero que en gran número delinquen, merodean, se drogan, y vaya a saber qué más.
Se hacen llamar cuidadores de autos y motos, hay algunos honestos, pero existen muchos que no lo son. En los últimos tiempos crecieron los casos de personas de esta calaña que provocaron incidentes, fueron demorados y, como son contravenciones o delitos menores, en pocos días estarán en una nueva esquina esperando su nuevo golpe. He aquí tres episodios durante el fin de semana.
CON CAJA FUERTE
Personal de la División COM y con la colaboración de Caminantes y Patrulla Preventiva, lograron demorar a tres jóvenes que pretendía llevarse una caja de metal símil a una caja fuerte. Todos fueron alojados en la comisaría de jurisdicción. Eran jóvenes en situación de calle, según el parte policial.
Fue ayer a la mañana, en Juan B. Justo al 30, donde se descubrió que tres masculinos habrían cometido un ilícito.
Rápidamente, se implantó un operativo cerrojo por inmediaciones del lugar, con la colaboración del personal de la División Caminante y empleados de la patrulla preventiva, hasta que dieron con estos sospechosos en avenida 9 de Julio y José María Paz, siendo dos menores de 15, 16 y un joven de 18 años, quien tenía una caja metálica.
Este elemento fue sustraído de un local comercial y se determinó que estos jóvenes se encontraban en situación de calle.
Se secuestró el bien y junto a los adolescentes se trasladó hacia la guardia de prevención de la  seccional Primera capital.
CON GANZúa
Durante la madrugada del sábado, efectivos del Departamento 911 realizaron tres procedimientos en jurisdicción de la comisaría Segunda de Resistencia, con secuestros y demorados. En uno de ellos, fue preso un «trapito» que estaba armado con una ganzúa.
El personal de la División Cuerpo de Operaciones Motorizadas, en horas de la madrugada, al estar circulando por avenida Belgrano fue alertado por un transeúnte que un masculino que se desempeña como cuidador de rodados, estaría promoviendo un desorden en la vía pública.
Al llegar al lugar, observaron al hombre que se encontraba exaltado, siendo demorado, y al realizar el palpado entre sus prendas de vestir, descubrieron que tenía  un elemento, ganzúa, procediendo al secuestro y conducción del individuo hacia la seccional Segunda por razones de jurisdicción.
 
EN LA BIELA
En tanto el jueves pasado, otro «trapito» hizo de las suyas, en este caso al ingresar a la confitería La Biela, ubicada en Córdoba y Güemes. Provocó adentro un desorden, al parecer estaba borracho y habría querido cobrar su «trabajo» a alguien. Fue demorado por personal de la seccional Primera.
 
MáS DETENCIONES
Agentes de la División Patrulla Preventiva detuvieron a un joven de 19 años en la intersección de avenidas Rivadavia y Wilde, quien habría sustraído a los pocos minutos una bicicleta tipo balona de dama, verde, a un ciudadano de 45 años.
Seguidamente, procedieron a la conducción del joven y la bicicleta hacia la unidad jurisdiccional a los fines legales.
En tanto, la División Caminante aprehendió a dos hombres de 29 y 45 años, por calle Santa María de Oro, quienes circulaban en una motocicleta  Rouser NS 200, roja con negra, que tras consultar con la base de la Policía Caminera se supo que poseía un pedido de secuestro a pedido de la comisaría Segunda Metropolitana. Asimismo, procedieron al secuestro del rodado como así a incautar un arma blanca, siendo trasladados hacia la unidad jurisdiccional para los fines legales.