Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Política Provincial »  «La política parece Titanes en el Ring, están todos de acuerdo»

terceros en disputa
El candidato a presidente del espacio Nos, Juan José Gómez Centurión, pasó por la provincia en busca de alianzas electorales; cuestionó la polarización entre los modelos afirmando que en realidad tienen un «pacto para que nada cambie».
Ayer pasó por la provincia el precandidato a presidente de la Nación por el espacio Nos, Juan José Gómez Centurión, para buscar alianzas políticas electorales como la que le brindó el partido demócrata, que conduce Oscar Arévalo, quien lo presentó como el único presidencial «provida», esto teniendo en cuenta que el diputado salteño Alfredo Olmedo bajó su candidatura. 
Considerado por los medios como el Bolsonaro argentino, Gómez Centurión es exmilitar, veterano de Malvinas, quien además participó del levantamiento de los carapintadas. En la actualidad fue funcionario de Mauricio Macri desde su segundo mandato como jefe de Gobierno porteño, donde estuvo a cargo de la Aduana, y como vicepresidente del Banco Nación, puesto que abandonó hace sólo algunas semanas, como también lo hizo con el espacio político Cambiemos, empujado por el descuerdo con el «gradualismo» y la introducción del debate del aborto en el Congreso, que no se encontraba en la agenda política de esta coalición, según afirmó, por lo que de esta forma se introduce de lleno en la contienda electoral.
En conferencia de prensa, Gómez Centurión brindó su análisis económico, político y social, en el cual consideró que lejos de la tan mentada polarización, lo que existe es un estatus quo, un acuerdo para que no cambie nada. Para el precandidato el gran problema del país es el exorbitante gasto público, y apuesta a su reducción para generar producción y exportación. 
 
En busca 
de aliados
«La propuesta de un frente significa convocar a partidos nacional y provincial a conformar un espacio que transforme y rescate la Argentina de esta forma de secuestro sistemática a la cual está sometida desde hace 50 años, con una crisis promedio cada diez, que además de una devaluación monetaria, lo que hace es pasar de entre un cuarto de millón a medio millón de personas a la más horrible de la marginalidad y pobreza», comenzó señalando. «Hoy la mal llamada polarización en la Argentina convoca dos proyectos que siguen dentro del mismo modelo de crisis, uno que es ‘cerremos las fronteras, emitamos dinero, generemos inflación, corrupción y cada diez años vamos a tener una crisis’», dijo en referencia al gobierno anterior, «y el otro modelo que nos dice abramos las fronteras, tomemos deudas, endeudemos nuestros nietos sin saber muy bien para qué y dentro de diez años vamos a tener de nuevo una crisis», señaló de esta forma al gobierno actual. «Con lo cual hay un 40% de electorado de la Argentina que está  esperando otro modelo y una propuesta política que realmente la transforme y la rescate del fracaso», indicó. Para Gomez Centurión este fracaso al que hizo alusión «tiene que ver no sólo con un modelo de gestión política, sino con el abandono de los valores que hicieron grandes y convocaron a nuestros bisabuelos a nuestro país».
«Esto hace 40 años que hay una clase política que tiene un pacto, a veces el ciudadano común percibe la política como si fuera un match de box, esto de la polarización, el bueno y el malo, el frío y el caliente, y en realidad más que un match de box la política parece Titanes en el Ring, están todos de acuerdo, no hay una sola acción verídica, todas las tomas están ensayadas, uno nunca sabe quién está debajo de la máscara, con lo cual hay un gran acuerdo de no transformar la Argentina, de dejar las cosas como están», dimensionó.
Al momento de hablar de la génesis del espacio que promociona, el candidato comentó: «Cuando arrancamos este proyecto, después de mucho pensar qué era lo más convocante para la Argentina surgió la palabra nos, que es con la que arranca el preámbulo de la constitución nacional impulsada por una dirigencia que hace un pacto buscando cerrar 30 años de anarquía, de desgobierno, guerra civil, muerte y organiza Argentina de tal manera de colocarla como un país que sorprendió al mundo por el éxito, que convocó a más de 4 millones de extranjeros a vivir en su suelo y que generó un modelo imitado por el mundo como la educación pública gratuita e igualitaria, un modelo de gestión público muy exitoso», recordó. 
«Entonces la propuesta en Resistencia es especialmente para venir a buscar el apoyo del partido demócrata en la provincia y del resto de los partidos políticos para que nos acompañen en esta cruzada, en este rescate de la Argentina histórica y revertir el futuro de nuestros nietos. El problema de la Argentina es que este modelo de gestión sistemático de crisis, que tiene secuestrada la Argentina y el fracaso va a capturar el futuro de nuestros nietos».
 
revertir la crisis 
 En cuanto a las medidas que considera podrían revertir esta situación de crisis cíclica que describió anteriormente, Gómez Centurión precisó: «Cada vez que recurro a los estudios de los economistas más importantes de la Argentina, tienen propuestas como el default o la dolarización y en el medio hay una banda enorme de posibilidades, una gran gama de economistas que tienen muy claro lo que hay que hacer en la Argentina. Lo primero es bajar el gasto político que es escandaloso con el nivel de necesidad social con el cual convive el gasto político, con su derroche sistemático de recursos, y por otro lado el 30% de pobreza y realmente una necesidad social de carácter acuciante», entendió. «Cuando en el Congreso Nacional nomás, un diputado llega a tener 30 asesores, un senador 60 asesores, son tres empresas, puesto en un gasto político absolutamente improductivo, cuando esas tres pymes las tendría produciendo y lo que se generaría es producto bruto interno», afirmó.  «El 52% del PBI es el Estado cuando en la época de nuestros abuelos el Estado tenía el 18% del PBI y todo el resto era producción privada, nuestros abuelos producían y exportaban y con esa diferencia generaban valor e industria en la Argentina, generar industria, generar fábricas, generar campo, producción», detalló. 
«Hoy la carga impositiva que tenemos para sostener este gasto político y la administración pública es inviable, no se puede producir y es dificultoso exportar, entonces la receta es muy simple, hay que bajar el gasto político de la administración pública, hay que bajar los impuestos para que se pueda producir, exportar y con esa diferencia de exportación producir valor en el país», describió. «No hay posibilidades hoy para el 30% de los compatriotas que tenemos bajo la línea de la pobreza, si la Argentina no exporta, este país los abuelos lo hicieron exportando porque producían, porque trabajaban, porque el fruto del trabajo argentino tenía un valor enorme afuera, y el país tiene un enorme futuro en materia de hacia dónde va el mundo, con lo cual lo único que tiene que hacer es producir un plan que ordene los recursos internos, y proyectarse hacia el futuro produciendo», entendió.  
A modo de ejemplo de sus afirmaciones, Gómez Centurión señaló que «el otro día la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires, una provincia que tiene una realidad acuciante: el 72% de la gente del conurbano a fin de mes recibe un cheque del Estado, y este organismo convocando a un congreso de tres días sobre lenguaje inclusivo, que si bien esto debe ser muy interesante, lo lleva a cuestionarse cómo usan el dinero público los burócratas, ya que no hay un sistema de prioridad, hay gente que la está pasando muy mal y el gasto político en la Argentina es escandaloso, no tiene justificación ninguna».

» Portazo a Cambiemos 
Consultado por La Voz del Chaco sobre los motivos que impulsaron su alejamiento de Cambiemos, Gómez Centurión enumeró: «Más que el tema de la gestión mi apartamiento lo sustento en dos temas centrales: la discusión en diciembre de 2015 era cómo encarar los dos primeros años de gobierno, en el que había dos teorías, que era hagamos lo que veníamos a hacer, encarar un proceso de transformación profunda del país, y lo otro busquemos una modalidad más política, más gradual, que significaba empezar a tomar deuda pública fuertemente, a través de bonos y de créditos, y esperemos las elecciones intermedias y veamos después qué sucede; y se optó por la opción más política, que era la acción gradual, tomar deuda, no hacer el trabajo de fondo que veníamos a hacer y nos trajo la crisis que nos trajo», consideró. 
«El otro punto fue que el año pasado aparece en la agenda del gobierno, cuando el Presidente abre las sesiones ordinarias del Congreso, la introducción del debate del aborto, que era un tema que no estaba en la propuesta política, una agenda que nunca había sido explicitada en campaña y que, por lo contrario, el Presidente se había emitido en contra de ese tipo de iniciativas en lo que era la campaña, lo cual de alguna manera eso determinó mi imposibilidad de continuar con el Gobierno y mucho menos encarar una campaña nueva con Cambiemos porque ya estaba en descuerdo con lo que había pasado», precisó.