Jueves, 04 de Junio de 2020

Sociedad »  El Banco Central fija tope del 55% a las tasas de tarjetas de crédito

PARA FINANCIAR SALDOS DE RESÚMENES

El directorio definió un fuente recorte en el costo que cobran las entidades financieras por los saldos impagos de los resúmenes de cuenta.

 


El Banco Central definió este miércoles ponerle un tope a las tasas de interés que cobran bancos y emisores de tarjetas de crédito para refinanciar saldos de resúmenes de cuenta. El límite será del 55% anual.

La decisión del BCRA llega en momentos en que los bancos cobran hasta 294% (CFT) para financiar las deudas de tarjeta de crédito y hasta 154% para otorgar préstamos personales.

Además, legisladores kirchneristas presentaron un proyecto de ley para limitar la tasa de interés de tarjetas de créditos para saldos adeudados.

El martes, el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvieron una reunión con representantes de las asociaciones de bancos en la que les pidieron bajar esos costos de financiamiento.

Los funcionarios remarcaron que las tasas a las deudas de las familias siguen notablemente altas, en momentos en que la tasa de la Leliq, la referencia del sistema financiero, bajó del 60 al 44% anual en dos meses. Si bien las tasas de los plazos fijos tradicionales bajaron cada vez que la autoridad monetaria recortó el interés de referencia, las de los préstamos a familias prácticamente no se movieron.

“Los bancos tienen que ser parte de esta etapa de solidaridad. Vamos a acompañar a las pymes, queremos un sector financiero al servicio de la producción y no al revés. También planteamos una baja en el financiamiento de las tarjetas de crédito para aliviar la carga de los argentinos e impulsar el consumo”, había dicho el martes Kulfas, luego de reunirse con entidades pyme.

Ese día, el Banco Nación anunció una baja en la tasa de interés para financiar compras con tarjeta de crédito, del 67 al 49% anual. El Costo Financiero Total (CFT) caerá del 120,2 al 78,5%.

"Para nosotros es clave, porque la clase media está muy endeudada con tarjeta. Achicar el costo de financiación va a permitir recuperar capacidad de consumo", expresaron fuentes de la cartera productiva. Según datos del Banco Central, la morosidad en préstamos personales alcanza al 4,2% del total, un índice que creció a niveles de 2009.