Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Basquet »  Oficial, verdadero crisol de extremos

BASQUETBOL

El análisis del último lustro del torneo metropolitano, muestra sus muy diferentes caras en el marco de mucha pasión.


Producción y texto: Silvio E. Buittoni

Si hay un torneo digno de «estudio» ese es, sin dudas, el Oficial de Primera División del Gran Resistencia.
Es que en el certamen mayor del basquetbol metropolitano, convergen todo tipo de extremos. Desde los que marcan la presencia de jugadores varias categorías superiores jugándolo -como el caso de los hoy Liga Argentina antes TNA-, junto a las jóvenes promesas que se abren camino a base de puro talento y actitud.
Pero si se analiza el último lustro, lo de «extremos» no se agota en los nombres de los protagonistas -donde hay tela para cortar, sin dudas-, sino que sigue, por ejemplo, en algunas decisiones de la dirigencia local que llevó a que en 2015 hubiera dos -si se leyó bien, dos- campeones al no jugarse (vaya a saber por qué, ya que nunca se aclaró ese tema) la serie final entre los clásicos rivales: Hindú Club y Villa San Martín.
¿Más ejemplos de extremos? La coronación, en estos últimos cinco años, de seis -por esa bendita decisión del 2015- equipos diferentes; sí, porque desde allí hasta el año pasado se consagraron campeones del Oficial de Resistencia, Regatas; Sarmiento -que entonces logró su tercer título local-; Juventud de Villa Centenario -que consiguió en 2018 su primer campeonato- y Cune, otro «debutante» en esta lista de los mejores de la máxima categoría.
Así, el Oficial de Mayores del Gran Resistencia transita luces y sombras sin escalas, pero con un ingrediente que lo marca y distingue: por más desaciertos dirigenciales que existan, cada vez que entra en etapa de definiciones -play off- muestra que sigue plenamente vigente. Por la gente que lo acompaña y por sus abnegados protagonistas que dejan todo en la cancha cada vez que les toca saltar a la misma.

los bicampeones
En apenas un lustro, son varios los nombres que se repiten como campeones. Y con diferentes camisetas.
Así, la lista bien podría ser encabezada por Marcos Gauna -el «basquetbolista del año» de Súper Básquet en 2017-, cuando el ayuda se consagrara con Sarmiento. Pero no es el único histórico en esta lista de bicampeones, ya que Gastón Acuña -con el logrado por Cune el año pasado-, también está pues en 2015 lo fue con el Villa que compartió el título con Hindú.
El tercer ilustre de esta lista es nada más y nada menos que Rubén Flaco Volador Insaurralde que logró los campeonatos de 2015 -con Hindú, tras jugar el Federal con Villa- y en 2017 -con Sarmiento-.
Y la nueva generación de bicampeones -se recalca, solo de este último lustro- la componen Matías Acosta -2016 con Regatas y 2017 con el Deca- y los ex Villa Maximiliano Barrios, Marco Tortarolo y Pablo Sosa. Los tres habían sido campeones con el Tricolor en 2015 y lo repitieron en 2018, siendo principales actores del histórico logro de Juventud de Villa Centenario.

DE OTRA CATEGORíA
Más allá de las notorias deficiencias organizativas, el Oficial del Gran Resistencia se nutrió en los últimos años de numerosos jugadores «de otra categoría».
Y como ejemplo bien valen, a vuelo de pájaro, los Liga Argentina -ex TNA- de Villa que en 2018 cayeron ante La Juve: Agustín Carnovale, Mariano Ceruti, Alejo Toledo, entre otros. 
Pero no fueron los únicos, ya que la participación de otros equipos en categorías superiores -Hindú, Regatas, Sarmiento- permitió que «al precio del local», la afición viera en acción a otros tantos jugadores y/o técnicos (Díaz Cuello dirigió a Villa en el TFB 2015 y Jerónimo Trezza a Hindú, por ejemplo) de categorías superiores.
LA FINAL DE 
«OTRO» TORNEO
«En un partido intensamente disputado, digno de otro torneo -no de este mamarracho propuesto por la ABR ante la pasividad de sus integrantes, incluidos los finalistas-, Regatas Resistencia finalmente se impuso 80-78 a Villa San Martín y de esa manera se consagró campeón invicto del ‘inicial’ de la temporada Copa Municipalidad de Resistencia» publicaba Súper Básquet tras la consagración del Remero en 2016. 
«El partido, jugado en el estadio del ganador ante aceptable cantidad de espectadores, mantuvo en vilo a estos, ya que ambos protagonistas se prodigaron más que al 100% por el triunfo. Parecía que lo controlaba y se lo llevaba Villa en algún pasaje. Parecía que Regatas lo liquidaba mucho antes que el cierre. Pero no, ambos, con yerros y aciertos, se encargaron de brindar un muy buen espectáculo, al menos desde lo emotivo. 
En Regatas, un enorme Dimas Segovia -digno de aquél juvenil que, de la mano de Tata Flores y otros como él, juveniles- le ganara ‘aquélla’ final a Hindú como visitante en el lejano 2000 fue la principal base en la que se sustentó la inclaudicable vocación de ganar del Remero, donde también aporto decididamente Vega. 
En Villa, a la reconocida capacidad y solvencia de Toledo, se le sumó un decisivo Tortarolo. Pero ni Segovia-Vega en Regatas ni Toledo-Tortarolo en Villa estuvieron solos, ya que tanto en uno como en otro, aparecieron, en momentos culmines, otros protagonistas que hicieron que todo se resuelva recién en los últimos segundos. Ganó Regatas, pudo ser para cualquiera, pero el que gritó campeón y dio la vuelta fue el Remero», cerraba la crónica de una de las mejores finales –si no la mejor-, del lustro que se repasa aquí.
Sobre esa misma definición se agregó luego: «Faltaban poco más de 5 segundos para el final cuando la mixtura juventud-experiencia del Regatas Resistencia versión 2016 se patentizó en toda su magnitud. Luciano Gyldenfeldt (16 puntos) penetró la férrea defensa de Villa San Martín, y cuando todos fueron sobre él, la descargo para Darío Vega (13 ¿hay que decir uno de los históricos del Remero?) quien, con toda su solvencia se levantó en soledad cerca del córner para clavar el doble que colocaba 80-78 arriba a su equipo. Un lugar en el que permaneció pues la salida -con 5 segundos y 2 décimas- posterior al minuto de Villa, no prosperó. 
Así,  Regatas se llevó todo: triunfo, final y título del torneo que desde acá bautizamos como Inicial a falta de una definición para esta parte de la Copa Municipalidad de Resistencia desde la «organización». Loco festejo y ¿despedida? de varios -sino todos- los históricos que «ganaron todo» para Regatas en la última década y un poco más».

2017: FINAL-FINAL
Este año se midieron en la gran final Sarmiento -que finalmente obtendría allí su tercer título- y Villa San Martín. Y la crónica señalaba: «Tras la previa que significaron los dos partidos anteriores, con un triunfo para cada uno, Sarmiento y Villa San Martín salieron a jugar este tercer juego inmersos en una gran tensión. Y ello quedó evidenciado desde el vamos, ya que se repartieron más errores que aciertos en los primeros 10 de juego, donde finalmente Sarmiento cerro 16-13 arriba tras estar hasta 4 abajo. 
El Tricolor había logrado esa pequeña luz asentado en su ya «marca registrada» de muy buena rotación de balón que encontró a los dos Toledo en cancha -Juan (2) y Facundo (3)- solos para convertir en las cercanías del cesto. Ese 8-12 en contra hizo reaccionar al local que, de la mano de Brocal (16, 8 acá) y un triple de Dalzotto (3), lo llevó a pasar al frente y cerrar así el primer capítulo (16-13). 
Tras el minidescanso, Sarmiento volvió con más energía y con puntos «de todos los colores» más allá de la defensa zonal que le propuso Villa, comenzó a alejarse en el marcador hasta alcanzar la máxima en el cuarto de 16: 36-20. Mucho tuvo que ver en ello su goleador, Gauna (20,9 aquí), quien incluso clavó el primero de sus triples; pero Marcos no estuvo solo, ya que el muy juvenil Fabricio Spagnoli -aún es U17- mostró el inicio de una muy buena noche apareciendo precisamente con 4 puntos seguidos que abonaron ésa diferencia. Tocado, el Tricolor respondió con el liderazgo de Carnovale (21, 8 acá), quien dijo presente en los dos tableros y así Villa cerró el primer tiempo abajo pero «solo» 26-38.
Tras el entretiempo, Villa volvió a apostar a la zona, al menos en el inicio, y sin Carnovale -y con dos bases en cancha-, siguió buscando soluciones. Pero Sarmiento no se lo permitió a través del goleo de Gauna y una nueva aparición «precisa» de Spagnoli (14), quien clavó su primer bomba para que el Deca gane 47-30. Tras ello, comenzó a funcionar el tándem Ríos (14)-Alasia (8) ante un local impreciso que permitió que Villa se coloque solo a 1 -49/50-, cuando Carnovale anotó su segundo triple de la noche. Por entonces las hinchadas estaban a pleno y en ése marco el que sacó la cara por el local fue Gauna que selló el 54-49 del tercer cuarto con 4 puntos seguidos.
Con ese panorama, ambos salieron al último parcial conscientes que era «a todo o nada». Y nuevamente el escolta mostró su estirpe goleadora y con su segunda bomba distanció al 57-49 a Sarmiento. Villa, sin inmutarse, apostó a su orden y con una ráfaga de 5/0, volvió a acercarse: 54-59. 
Por entonces, Facu Gómez Brocal (13, 9 acá) mostró por qué fue el referente tricolor en los últimos torneos ante un Sarmiento nuevamente desordenado. Un triple de Abarca (7) pareció aplacar la levantada de la visita, pero Villa es Villa y con mucho amor propio llevó al local a desordenarse nuevamente en ambos tableros y se acercó: 58-64. Y allí dijo presente nuevamente Spagnoli -quien el domingo se había lesionado en uno de sus tobillos y fue tratado intensamente entre lunes y martes para que al menos «diera una mano»-, y con un triple abrió una ráfaga que lo erigió en el más claro del Decano sumando 7 de los 15 puntos que su equipo tenía hasta ahí en el parcial. 
Con la tensión palpable en el ambiente, y con 1.35 por jugar, Alasia y Gómez Brocal llevaron a Villa a estar cerca otra vez: 63-71. Y ahí respondió Sarmiento como debía: con solvencia producto de la experiencia, el oficio y con un experto en esas lides como Pablo Brocal (16), dio los últimos pasos hacia lo que finalmente fue triunfo por 74-68. Un triunfo que tuvo, sin dudas, otra de sus bases en el tremendo despliegue de Rubén Flaco Volador Insaurralde, quien fue protagonista por sus 10 puntos, 18 (¡!) rebotes y 4 tapas. 

2018: Juventud vivió un año increíble
«Histórico: Juventud de Villa Centenario campeón», se titulaba allá por finales de agosto de 2018. 
«Juventud de Villa Centenario tocó el cielo con las manos este frío y lluvioso viernes 30 de agosto de 2018 al vencer, como visitante, a Villa San Martín por 76-69 y de esa manera consagrarse campeón por primera vez en su historia del Oficial de Primera División. 
El cotejo, jugado ante otro gran marco de público –prueba fehaciente de que el Oficial no está muerto ni mucho menos por más que lo intenten liquidar, «con obras y omisiones» más de uno- tuvo en Agustín Carnovale a su máximo anotador con 22 puntos mientras que en el ganador, O’Connor cerró su casillero con 17, uno más que un albinegro de cuna como García Luque», se escribió por entonces. Un «entonces» en el que La Juve alcanzaba la gloria por la que debió esperar 80 años.

Cuadro de honor
2019-CUNE
Franco Dell Orto; Luciano Duarte; Sergio Parras; Iván Sagarduy; Joaquín Acosta; Gastón Acuña; Sebastián Zanazzo; Agustín Baneki; Gonzalo Flores; Mateo Llano; Rodrigo Caliva; Francisco Gómez. DT: Santiago Acuña. AT: FrancoOldani. PF: Sergio Almirón.
..............
2018-Juventud de Villa Centenario
Pablo Sosa, Hernán Zequeira, Marco Tortarolo, Nicolás Castillo; Alejandro García Luque; Imanol Capdevila, Maximiliano Barrios, Juan Vallejos, Luciano Giménez (Capitán); Edgar Pérez, Nicolás O’Connor; Lucas Rosso; Gonzalo Flores. DT: Fernando Rosso. AT: Martín Sosa. Santiago Mula, kinesiólogo. 
...........
2017-Sarmiento
Manuel Pitu Abarca; Marcos Gauna; Matías Acosta; Pablo Brocal; Rubén Insaurralde; Luciano Dalzotto; Osvaldo Ameri; Fabricio Spagnoli; Facundo Vallejos; Paniagua; Mariano López; Nicolás De Gerardo; Leandro Benítez. DT: Sergio Ruberto. AT: Mauro Rivarola. PF: Leo Díaz. 
.......
2016-Regatas Resistencia
Matías Acosta; Pedro Machín; Dimas Segovia; Darío Vega; Sebastián Carabajal; Maximiliano Martínez Arce; Juan Vargas; Mariano Bacigalupo; Juan Manuel Toloza, Luciano Gyldenfeldt; Mauro La Regina; Martín Fernández. DT: Alejandro Pombero Acosta. 
.................
2015-Villa San martín/HindÚ Club
Villa San Martín: Maximiliano Barrios; Facundo Gómez Brocal; Alejo Toledo; Gastón Acuña; Marco Tortarolo; López; Henaín; Pablo Sosa; Avila; Tulio Gómez Brocal. DT: Ramiro Díaz Cuello. AT: Milton Jovanovich.
Hindú Club: Román Camposarcuno; Mauro Coronel; Marcos Gauna; Bruno Álvarez; Nicolás Boeri; Federico Escobar; Rubén Insaurralde. DT: Jerónimo Trezza.