Lunes, 22 de Julio de 2019

Policiales »  Robos, secuestros y «peajes» entre $500 y $1.000, el saldo piquetero

el aprovechamiento de la emergencia hídrica
Algunos manifestantes quieren más que asistencia social. La ocasión, acompañada por cierta liviandad judicial en actuar, permitió que cometan distiacntos ilícitos, a sabiendas que están amparados por las leyes que ellos mismos desafían.
Mientras siguen las declaraciones y fotos de las autoridades políticas por la situación hídrica que asola Resistencia y el área metropolitana, los piquetes son realmente los que mandan. Ni la Justicia, menos la Policía, pueden hacer lo suficiente para cortar de plano este tipo de manifestaciones que varias tienen cierta razón, en lo que refiere a asistencia social, pero no son pocos los que aprovechan la ocasión para delinquir, sabiendo que tienen zona liberada.
En el sur capitalino, y siguiendo por Barranqueras y Vilelas, los cortes de tránsito provocaron no pocos incidentes con la gente, mientras que la Policía, atada de manos por no contar con alguna orden de desalojo, sólo se encarga de advertir al resto de la sociedad que pegue la vuelta.
Sólo hubo algunas intervenciones, pero no alcanzaron a mitigar la serie de piquetes, que también se trasladaron hasta en Resistencia, como ser en la calle Santa Fe y Ávalos y en esta misma avenida, pero en el cruce con Lavalle. También se registraron incidentes en avenida Sabín frente a villa Río Negro, donde cobraban peaje y en la Avenida de los Inmigrantes a la altura del puente.
Al margen de los pedidos de asistencia, hay otros que actúan drogados, tomando cerveza y atacando verbalmente o más, a quienes los miren.
Pero hubo dos episodios que fueron el colmo: en avenida Soberanía Nacional robaron motos y las devolvieron bajo pago de alguna «ayuda», además de cobrar peajes a autos y camionetas con un valor que osciló entre los $500 y $1.000.
El acceso de la base cabecera de la Línea 5 en Soberanía Nacional 3.425 fue bloqueada por manifestantes. 
De acuerdo a lo que indicó Carlos Sartore, de la empresa San Fernando Urbano, los extorsionadores exigieron $1.000 por cada unidad que pretende salir a cumplir con el recorrido. 
«Esto es muy grave porque ya están atentando contra la libertad de trabajo, contra la integridad física del chofer y el pasajero y ya estamos cansados por el accionar de esta gente y la Policía ni siquiera se hizo presente», dijeron.
EN BARRANQUERAS
El otro incidente fue en Barranqueras, donde personas inundadas tomaron un camión municipal que los iba a asistir, presionando su devolución hasta obtener algo más.
Se trató de un camión de Desarrollo Social de la comuna de Barranqueras que fue interceptado en un piquete cuando recorría la calle Los Andes.
Su tarea era la asistencia y evacuación de personas inundadas desde el inicio de la emergencia hídrica, pero en la madrugada del miércoles fue interceptado por algunos, quienes se apoderaron de él, exigiendo ser los primeros en recibir asistencia y la atención de otras demandas.