Diario La voz del Chaco »
preocupa la existencia de una fuerza paramilitar

El Estado mandó tropas al Norte por el caso de los wichís armados

La Policía del Chaco tomó conocimiento que en El Sauzalito existe la guardia comunitaria Whasek. Una docente denunció que fueron a su escuela con escopetas para «vigilar». Sus integrantes dieron otra versión de la situación.

07 de Marzo de 2019
La noticia publicada por LA VOZ DEL CHACO el pasado 26 de febrero tornó una situación mucho grave. Se trata de la fuerza paramilitar que funciona en la zona de El Impenetrable y que desafía a la Policía del Chaco. Se decidió intervenir en el caso y varios escuadrones se dirigieron a ese sector, con el apoyo de policías federales y de Gendarmería Nacional. Hay peligro ante posibles enfrentamientos armados entre estos sujetos de pueblos originarios y las fuerzas de seguridad legales.
 
DENUNCIA
De hecho, la guardia comunitaria Whasek Wichí del Chaco, grupo armado que se autonombró encargado de la seguridad de la zona, fue denunciada por una docente de la escuela intercultural bilingüe de Wichí-El Pintado, EGBII 4 Benito Álvarez, quien relató que esta gente, armada, custodia y recorren las instalaciones del colegio sin ningún tipo de autorización, en apariencia. Alertó la implicancia del director de apellido Borda, alegando que «no atiende a los docentes que denunciaron corrupción». 
La docente dijo que fue sorprendida al ver, «gente totalmente uniformada con ropa camuflada tipo militar, que según comentarios pertenecen a la guardia comunitaria. También pude ver que una de estas personas tenían en sus manos un arma caño largo, que desconozco si era una escopeta o un aire comprimido, sólo observé desde lejos que tenía un arma en sus mano», aseveró.
 
SIN RESPALDO LEGAL
El ministro de Seguridad del Chaco, Daniel Chorvat, precisó que «no hay ninguna posibilidad de acuerdo a la normativa vigente, de que ninguna otra organización que no sea la Policía del Chaco, se arrogue el uso de la fuerza pública».
«Hay un reconocimiento como guardia urbana, pero nada que implique el uso de armas de fuego», completó. Esta situación que se vive en la zona de El Sauzalito, «ya está en el ámbito de la Justicia» y que las medidas que tomaron fueron explicar a la guardia los límites que tienen en su accionar. «Tras la interpretación del rol que le acerca a una solución y tomar por su cuenta el resguardo de la seguridad de esa localidad, concurrimos para hacer notar ese error y asegurar a toda la comunidad la presencia de la Policía en el lugar», explicó el ministro y añadió: «Tanto el jefe de la comisaría, el supervisor, el director de zona, están en conocimiento y fueron en auxilio».
Por último, el funcionario hizo puso énfasis en llevar tranquiliadad a la comunidad de El Impenetrable subrayando que «hay un Estado presente» y, respecto a la ordenanza que habilita a la guardia señaló que desde la cartera se analiza la legalidad de la misma, y recordó que en el texto «no introduce en ningún momento la facultad del uso de armas».

La guardia Whasek envió un comunicado
La guardia comunitaria Whasek envió un comunicado explicando su situación y dice textualmente lo siguiente:
«A todos y todas. Somos la guardia comunitaria indígena Washek. Hemos nacido. 
Se aferra la noche a que no seamos día y sueña el poder con que no seamos presente. 
Intentan los medios de comunicación de paga hacer de nosotros miedo y terror como también se busca quien esta detrás. Como si debiera haber detrás del todo, un uno. Porque de esa forma piramidal y unipersonal se construye todo en este planeta.
Nadie habla con nosotros, pero todos comentan. 
Nadie habla con los niños de las escuelas con sus padres. Que ahora se sienten más seguros por sus hijos.
Nadie dice que nuestra ropa es la impuesta por usted como reflejo de autoridad y respeto.
Nosotros buscamos eso respeto. Y no somos autoridad impuesta a la fuerza como ustedes, sino elegida y definida por la comunidad.
Quizás si nadie hace nada. Es porque todos estamos haciendo algo para cambiar nuestra realidad.
Hemos abierto ya los canales de comunicación.
La comandancia general Washek hablara por la voz del hermano Ariel, representante de la comandancia general de la guardia comunitaria indígena. 
A todos y todas les pedimos llámennos y hagan llegar nuestra voz a otros y otras.
Nuestro reclamo hoy es el reconocimiento legal y jurídico de nuestras guardias indígenas que solo tienen por objetivo el cuidado y la defensa de un territorio que el gobierno provincial nos ha entregado con título de propiedad.
Aquí el número de contacto Ariel: 3624-546837.
Aquí sus preguntas con nuestras respuestas:
¿Quiénes somos?
Hermanos y hermanas wichís cansados de ser presa del narcotráfico y el desmonte ilegal.
¿Qué buscamos?
El reconocimiento legal de nuestra guardia indígena como guardianes del territorio y protectores de la madre tierra y sus seres vivos.
¿Qué hemos venido haciendo?
Controlar nuestro territorio. Pedir explicaciones a quienes pretenden ingresar a nuestras tierras que poseen título de propiedad comunitario otorgado por la provincia.
¿Por qué usamos uniforme?
Para hacernos ver y se reconozca a quienes formamos parte de la guardia.
¿Cómo pensamos continuar?
Continuaremos patrullando nuestro territorio y exigiendo al gobierno provincial el reconocimiento legal de nuestra guardia indígena.
Haciendo saber que:
Defender el territorio no es delito, delitos son el desmonte y el narcotráfico
Sin más.
Desde El Impenetrable-Chaco, la guardia comunitaria indígena Washek.

«No somos paramilitares»
El dirigente wichí Ariel Fabián se definió como «presidente de los caciques de El Impenetrable», y oficia como vocero de la polémica guardia comunitaria wichí Washek, que fue denunciada por ingresar armados a una escuela de Wichí-El Pintado. Dijo que, ante el vacío estatal, buscan evitar el saqueo de los recursos naturales. Reconoció en declaraciones a Chaco Día por Día, que están armados pero aclaró que es para «defenderse de animales salvajes», entre los cuales incluyó a «los leones».
Se visten con uniformes del Ejército. Tienen entrenamiento y rango militar y algunos incluso están armados con rifles y escopetas. Tienen como premisa proteger el territorio indígena del saqueo de los recursos naturales, según explicaron.
Sin embargo, en la zona hay muchas dudas respecto de su forma de operar e incluso los acusan de ser una organización paramilitar con fines poco claros. 
«Hace casi seis meses que estamos constituidos desde el nacimiento de la guardia indígena», dijo Fabián. «Hemos visto que ante el Estado como indígenas no somos asistidos como dice la Constitución provincial, porque el Estado debe velar por las comunidades indígenas», añadió.
«Ante toda esa necesidad vimos la obligación de organizar en este Impenetrable y armar esta organización que la están definiendo mal. Como dicen los otros medios que estamos armando un ejército como para ir a la guerra, nuestra organización es para tratar de defender nuestro territorio», sostuvo y aseveró que «no somos paramilitares».


MÁS LEÍDAS


Ir a la versión de escritorio