Diario La voz del Chaco »
Entrevistas La Voz

Gutiérrez: «La Fecach debería estar presente en la discusión salarial»

El letrado se mostró a favor de una reforma constitucional que posibilite la autarquía del Poder Judicial; destacó el rol de la recientemente conformada Federación del Colegio de Abogados que preside, en la actualización y aglutinamiento de los fines comunes.

Martes, 21 de Agosto de 2018


Entrevista: Andrea Guardia MendonÇa - Textos Gustavo Adolfo Ríos 

El presidente del Colegio de Abogados de Resistencia y recientemente electo titular de la Federación de Colegios de Abogados del Chaco (Fecach), Diego Gutiérrez, destacó el rol del abogado y el servicio de la justicia en el Chaco.
Agregó que «hoy más que nunca, quienes detentamos algún tipo de responsabilidad dirigencial en la sociedad, debemos asumir que no ha sido un mundo de iguales el que nos hizo progresar como civilidad. Las luchas contra las desigualdades fueron el motor de cambio para los mayores avances de la humanidad. Y han sido las desigualdades entre las distintas circunscripciones judiciales las que nos han llevado a unirnos».
En otra parte consideró necesaria una reforma política que garantice la autarquía en el Poder Judicial para su correcto funcionamiento a la vez, y opinó que la Federación del Colegio de Abogados debería estar presente en la discusión de la mesa salarial».
Destacó la necesidad de convocar a un gran encuentro provincial de abogados, a fin de abrir un debate amplio que contenga, entre otras cosas, la modificación de la ley de honorarios profesionales de abogados, una ley de facto que actualmente se presenta como desactualizada e injusta, y un debate amplio sobre las propuestas de reforma constitucional .
 
-¿Cuál es la  función del Colegio de Abogados?
-Siempre para los abogados tener una representación sindical fue importante no sólo para los abogados, sino que también para todos aquellos que comparten la misma profesión y es importante que alguien alce la voz cuando ocurre algo bueno o algo malo. Cuando hay que iniciar luchas en conjunto es importante que alguien pueda manifestarse, fundamentalmente ante los poderes del Estado, la Cámara de Diputados o el mismo gobernador o el Superior Tribunal de Justicia (STJ), dada nuestra función diaria en los tribunales. Es importante incluso que cada localidad tenga su representante sindical. Nosotros con el Colegio de Abogados venimos desde 1994 trabajando por los colegas de la provincia y en todas las circunscripciones judiciales, las seis que tenemos en el territorio provincial. En el 94, nace el Colegio de Abogados, militando en toda la Primera Circunscripción y lo mismo ocurre en otras circunscripciones. Hará unos cinco años atrás, comenzamos varios colegios de Abogados a luchar en contra de la colegiación obligatoria o más bien a favor de libre colegiación. Tuvimos durante 20 años suspendida la Ley 3718 que daba muchos visos de irregularidades. Entonces comenzamos a charlar con la gente de la Cámara de Diputados y se decidió derogarla y crear una comisión de estudio para generar lo que sería luego  la Ley 7524 una nueva ley de ejercicio profesional, que incluso derogara a la Ley 25 que era nuestra vieja ley de ejercicio profesional que nació con la Provincialización del Chaco. Estuvimos con este cometido, durante dos años recorriendo toda la provincia. 
Básicamente lo que se hizo fue un proceso plebiscitario, se convocó a todos los abogados de cada circunscripción para que concurran y digan cómo veían la profesión que les preocupaba si querían la colegiación o si querían la libre colegiación, si querían que exista un tribunal de pares en mano de abogados o un tribunal de disciplina en manos de la Justicia. Durante los dos años que recorrimos los legisladores tomaron debida nota de que el 90% de los abogados en toda la provincia quería la libre colegiación, es decir que la matrícula la lleve el STJ y el juzgamiento disciplinario de la conducta de los abogados en juicio sea llevado adelante por la Justicia. Esto terminó con la sanción de la Ley 75 24 que reconoce seis circunscripciones judiciales en toda la provincia y una doble convivencia de dos instituciones en la Primera Circunscripción. 
De esas siete organizaciones hoy cinco nos congregamos en la Federación de Colegios de Abogados, una entidad de segundo orden que lo que hace es unificar criterios, porque lo que estamos viendo es que la Justicia cada vez va profundizando cada vez más la crisis salarial, dentro de su ámbito y vemos que si el Superior Tribunal de Justicia no le da una solución. La Cámara de Diputados tampoco aprueba los proyectos de ley que tiene en cartera y el Poder Ejecutivo no da los incrementos que propone el STJ, esto genera una situación recurrente todos los años y volvemos a tener paros. Con el agravante que la Justicia comienza haciendo paro los jueves, luego se incrementa a jueves y viernes y actualmente los paros se dan los miércoles, jueves y viernes, con lo cual se está trabajando dos días por semana. Por este motivo instamos como Colegio de Abogados, a que presente el llamado a conciliación obligatoria ante la Dirección Provincial de Trabajo, que fue rechazada en dos o tres oportunidades. La crisis salarial en el Poder judicial, más los otros antecedentes, nos dieron la pauta de que como Colegio sueltos en la provincia, podríamos tener cierta participación o cierto peso, pero fundamentalmente dentro de nuestras circunscripciones no a nivel provincial. Es por ello que decidimos juntarnos y plantear hacia donde queremos ir, porque creemos que tenemos mayor entidad o igual entidad que otras instituciones que hacen al derecho.
-¿Qué implica tener una Federación de profesionales de la abogacía a nivel país y cuál es su beneficio?
-Un Colegio, por ejemplo el de Sáenz Peña, tiene relevancia y peso en Sáenz Peña, si alguien le viene hacer a Sáenz Peña un planteo de allí, lógicamente que tenemos que dirigirnos al Colegio de Sáenz Peña. Si nosotros nos congregamos en una federación que es una institución de segundo grado, vamos a tener una representación territorial mucho más amplia. Hay dos sistemas en estas instituciones de segundo grado. Nosotros las llamamos una representación from top, de arriba hacia abajo, que es la que tiene la Federación Argentina de Colegios de Abogados (Faca), que es una federación centralizada en Buenos Aires y que tiene asociados algunos colegios. Nosotros decimos que cada vez que ocurría algo en la provincia, la Faca no estuvo presente, no nos representó. Sin embargo, la Federación de Colegios de abogados asumiría en su lugar una representación de proximidad. Creo que la Federación está destinada a brindar una cobertura de proximidad, porque cuando mataron al doctor Rito  Giménez en la procesión del gauchito Gil, la Faca no bajó a defender los derechos de él porque ya lo habían asesinado, pero no salió a manifestarse, sí lo hicimos quienes hoy constituimos la Federación. Cuando hubo una situación de crisis y tuvimos que instar al STJ para que solicite la conciliación salarial obligatoria, la Faca no lo hizo, la hizo la Federación. Cuando balearon el frente de un estudio jurídico en Castelli, la Faca tampoco vino hasta aquí para defender los derechos de los colegas. Cuando allanaron indebidamente un estudio jurídico en Sáenz Peña, lo hicimos nosotros y salimos a repudiar eso como Colegio de Abogados. Lo cual nos da la pauta de que la representación de localidad de cercanía de proximidad es mucho más eficiente, visto desde abajo hacia arriba. 
La Faca cada vez que viene a la provincia viene con una representación y con un interés determinado, pero no toma en cuenta los intereses que nosotros consideramos importantes de la provincia. Hoy los honorarios, la situación de los paros, la problemática de la falta de infraestructura en muchas localidades del interior, hace que nosotros nos congreguemos en esta federación que pretendemos que esté al día con las situaciones que nos preocupan, como así también de aquellas que nos benefician y en ese sentido es que planificamos una serie de actos de aquí en lo sucesivo para responder a los intereses que hagan al fortalecimiento de los colegios de abogados, desde lo local. Es decir que cada Colegio de Abogados no perderá, con esta conformación de la Federación su autonomía, sino que la va a conservar. Es por ello que la Federación pretende estar presente en cada situación dificultad que tenga cada colegio de abogados y respaldar a la comisión directiva y al mismo colegio. Ese es el sistema que nosotros llamamos de abajo hacia arriba. Pretendemos que los colegios de abogados sean los que nutran la vida de la Federación para nosotros poder ir respaldando territorialmente las gestiones que en el buen sentido puedan iniciar los colegios de Abogados para con sus asociados.
-¿Considera que la Faca interpreta las necesidad de cada provincia de manera diferente?
-No las interpreta porque no está en las provincias. La Faca nació y seguirá siendo un organismo centralizado que reside en Buenos Aires. Obviamente que tiene procesos de descentralización, ahora se creó la Faca NEA y otras organizaciones similares para descentralizar este proceso en una situación de autocrítica, pero no deja de ser algo distinto a nuestra realidad. Cada vez que llega la Faca aquí, señala que es lo que hay que hacer y debe haber tal legislación, o se debe instaurar tal principio, pero realmente los problemas del día a día que muchas veces los compartimos como el tema de los paros y los compartimos con el Colegio de Charata de Villa Ángela, porque también es cierto que en el interior provincial se agrava mucho más situación. Porque aquí en Resistencia por ejemplo tenemos 24 juzgados civiles y si los empleados judiciales se suman al paro, en un 50%, nos quedan 12 juzgados, pero en Charata si el 50% se pliega al paro, les queda solamente un juzgado. Por ello decimos que al crear la Federación lo que hacemos es que valga el equivalente a un Colegio de San Martín que tiene un padrón muy chiquito. Vale lo mismo un Colegio de un padrón chico que el de un padrón grande como el de Resistencia. En este sentido revalorizar a los colegios más chicos y dejar de pensar que el derecho se termina en las confluencias de la ruta 16 y 11. Que el interior también tiene colegios muy valiosos y con necesidades muy fuertes que hay que atender.
En este sentido el Superior Tribunal viene prestando atención a estas necesidades, se hizo el edificio de Villa Ángela, se está haciendo el de Sáenz Peña, si bien es cierto que con la ayuda de fondos nacionales, pero lo importante es que la infraestructura va creciendo de apoco.
-¿Esta Federación permite fortalecer el vínculo con la Justicia Federal?
-Hoy en día hay una corriente en la Justicia Federal en la cual se están empezando a nombrar algunos cargos de jueces, de empleados y de infraestructura que antes no había. En el Chaco había hace un tiempo atrás un solo Juzgado Federal, ahora tenemos dos, hay otro en Formosa y se están llamando a cubrir otros cargos, con lo cual creemos que la Justicia Federal va a comenzar a tener mayor presencia en las provincias. Pero justamente las federaciones están llamadas a defender los intereses de los Colegios de Abogados y en ese sentido es que creemos que la Federación va a comenzar a tener mayor peso en la representación territorial. No hay que olvidarse que estos cinco Colegios que hoy conformamos la Federación, representan el 95% del territorio provincial. Nosotros priorizamos mucho el todo por encima de la parte. Si lo miráramos solamente como el Colegio de Abogados de Resistencia, uno mira el interior y observa que los padrones son muy chiquitos en comparación con el nuestro, pero decimos que la representación territorial es muy fuerte tanto a la hora de hablar con los tres poderes de la provincia como con la Justicia Federal. Creemos que es fundamental ser interlocutores del a Justicia Federal como Federación que como Colegio suelto. La unión, en este sentido, nos da una participación mucho más seria y unificada, detrás de los intereses de todos, porque necesariamente en las discusiones que promueve un cuerpo colegiado puede haber algún interés que no coincida con lo que decida la mayoría, pero las reglas de la democracia hacen que uno, justamente para promover el interés mayoritario deba resignar muchas veces algún interés particular que se pueda tener.

«La autarquía del Poder Judicial requiere 
de una reforma constitucional»
-Una federación de abogados puede aportar algo sobre el tema de la autarquía del Poder Judicial?
-Creemos todo los que conformamos la Federación que la autarquía judicial sería beneficiosa para que cada uno pueda administrar su presupuesto y allí determinar qué parte del presupuesto va a determinar al gasto corriente y qué parte lo va a destinar a infraestructura y otros gastos. Ahora bien, la autarquía del Poder Judicial requiere de una reforma constitucional. En las convocatorias que se están haciendo últimamente no está mencionado el tema de la autarquía del Poder Judicial y debería estarlo. No asumir un tinte netamente político y aprovechar la circunstancia, si es que se va a convocar a una reforma constitucional y convocar a los colegios de abogados que somos los que territorialmente los representamos y convocar a la Federación que representa a los colegios de abogados para poner sobre la mesa del debate, justamente las instituciones que creemos que deber ser reformadas a nivel constitucional. 
-¿Cuál es su opinión respecto del pedido de equiparación salarial de los jueces provinciales con los federales?
-Hoy el salario de un juez provincial, en comparación con un juez federal, es tremenda, cercana al 200% o 300%. Con lo cual la equiparación con la Justicia Federal la veo como imposible. Ahora bien, el proyecto de ley que presentó el Superior Tribunal de Justicia (STJ) a la Cámara de Diputados y que está en tratamiento, habla de la equiparación con la media nacional y este proyecto de ley establece un incremento salarial que en forma escalonada vaya de a poco, progresivamente, hacia la equiparación a la media nacional. Hoy no estamos tan lejos. Puede que se necesiten fondos nacionales, pero creemos que debe haber un gran acuerdo de los tres poderes del Estado para unificar un criterio para ir todos juntos a solicitar al Ejecutivo nacional ayuda pero con el compromiso también del Estado provincial y poder ir llevando a una equiparación progresiva.
-La Federación de Abogados puede trabajar en dar soluciones a la temática de los aportes previsionales del trabajador independiente de la Justicia?
-La Federación, según su estatuto, tiene amplísimas facultades. Creemos que lo principal es reforzar el rol de los colegios en sus territorios. Vamos a convocar de aquí a fin de año  a un gran encuentro de abogados de cualquier ámbito, ya sea civil, penal, laboral, sin distinción, para discutir lo que más nos interesa a los abogados, como ser honorarios, paros, situaciones de la Justicia. Tenemos la visión de poder hacerlo en forma anual y abrir un predebate para decir a ver cuáles son los temas que nos preocupan a todos los abogados de la provincia.
-¿Pidieron audiencia al Poder Ejecutivo para tratar algunas de las problemáticas planteadas?
-La conformación de la Federación viene del 29 de septiembre, pero antes de conformarla nos hemos reunido en tres oportunidades con el gobernador, todos los abogados de la provincia, con el Superior Tribunal de Justicia, también para tratar la cuestión salarial, de hecho seguimos muy de cerca el planteo de conciliación obligatoria frente a la Dirección Provincial del Trabajo. 

«El Chaco posee uno de los códigos penales más actualizados»
-En la provincia se están aplicando nuevos códigos de faltas. ¿La Federación realiza capacitaciones al respecto? 
-Uno de los puntos fundamentales de la Federación es promover el fortalecimiento de los colegios y unos de esos puntos más fuertes es la capacitación. El Chaco ha sido pionero en todo lo que es reforma normativa y ha tenido uno de los códigos penales más actualizados de la Nación. Ya en 2001, con vigencia en 2004, hemos pasado del sistema penal inquisitivo al acusatorio. Hemos reformado el Código Procesal Laboral de la provincia, con una nueva reforma hace dos años, reformamos en diciembre del año pasado el Código Civil  y Comercial, siendo el Chaco la primera provincia de todo el país en adecuarlos al Nuevo Código Civil y Comercial Unificado, con lo cual la necesidad de capacitación es muy dinámica y constante por parte de los colegios de la provincia. Desde la Federación, uno de los puntos que más preocupa es la capacitación.  
 -¿Considera que el Estado no escucha a los abogados, más aún cuando hay una gran mayoría que no cuenta con un sueldo fijo?
-Creo que el Estado escucha mucho cuando mira el conflicto, que es predominantemente salarial. Creo que el Estado posa su mirada, léase el Superior Tribunal de Justicia como cabeza de poder o el Ejecutivo cuando está en torno a una negociación del presupuesto que va a mandar para el Poder Ejecutivo o en la negociación para algún incremento salarial. Creo que el Ejecutivo mira a todos los actores que están vinculados a la Justicia y una mirada sesgada de ello significa que la Justicia está conformada por el Superior Tribunal de Justicia, gremios judiciales, Asociación de Magistrados y funcionarios, Asociación de Justicia y Paz y funcionarios judiciales. Sería una mirada sesgada el no entender que en la Justicia también existimos los abogados, los peritos, los oficiales de justicia, los martilleros, muchas personas que no tenemos un sueldo preestablecido y a quienes la crisis les pega más de lleno, porque justamente porque el empleado, aunque haga paro los 30 días del mes, cobra igual. 
El funcionario y el juez cobran mal o cobran poco, pero siempre cobran, y tienen obra social y se les enferman los hijos y tienen en donde hacerlos atender y ese es un gran problema, en el cual no tiene que ver la colegiación y en donde nosotros tenemos que promover el servicio de justicia. Por ello hemos solicitado participar de la mesa de conciliación salarial, en el cual están el Superior Tribunal de Justicia, Asociación de Magistrados, los tres gremios judiciales, jueces de justicia y paz  y el Poder Ejecutivo. Nosotros decimos que en esa mesa salarial debemos estar. En la discusión presupuestaria también. El año pasado el presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo al Superior Tribunal de Justicia fue de $4.700 millones, luego se subió a $7 mil millones y terminó en $8.500 millones. Aún así no alcanzó el dinero para pagar sueldos. 
También creo que todos los poderes del Estado deben tener una responsabilidad frente a una crisis porque la austeridad es algo a lo que debemos prestar especial atención como cabeza de un poder o como autoridad sindical, como muestra del ejemplo que pretendemos dar. Muchas veces esto no ocurre en los poderes del Estado. Creo que se nos debe escuchar porque considero que tenemos un barómetro que no es el de las oficinas públicas. La eficiencia en los poderes del Estado es un derecho que hoy está incorporado en los tratados internacionales. El Superior Tribunal de Justicia solicita la Dirección Provincial de Trabajo la conciliación salarial obligatoria, pero esta la rechazó porque considera que uno o dos gremios no cuentan con la personería gremial. La Corte ya resolvió en el caso Catalina Balaguer y en el fallo dictado en la causa «Orellano, Francisco Daniel c/Correo Argentino que, aunque no tengan personería gremial, les tienen que brindar la protección. Entonces hoy en derecho, la ley y la Constitución exigen que cuando uno es funcionario público, debe ser responsable con las funciones que toma; y hoy se habla como juridicidad como un apego al orden jurídico que no comprende sólo la ley, sino que también los estatutos, los reglamentos los tratados internacionales. 
Entonces cada juez, cada vez que decide, debe hacer un control de constitucionalidad y de convencionalidad, apuntando a los tratados internacionales y hoy los tratados internacionales agregan el derecho de todo ciudadano de una administración eficiente y esa administración eficiente es lo que no se está brindando. Por ello es que uno ve que hay personas que van al estudio jurídico y preguntan por qué se demora tanto en salir y uno les tiene que explicar que la Justicia está trabajando ocho días al mes, pero no la entienden.



MÁS LEÍDAS


Ir a la versión de escritorio