La OPS insta a los países a prepararse para olas de calor en el hemisferio norte

Mientras Europa atraviesa olas de calor, América del Norte, Centroamérica y el Caribe también podrían experimentarlas. La situación podría agravarse entre julio y agosto, y provocar daños en la salud humana. Washington, DC, 12 de julio de 2019 (OPS)- Ante las olas de calor que afectan actualmente a Europa y ante las predicciones sobre la ocurrencia de este fenómeno en diferentes partes de las Américas, la Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) insta a los países de la región a preparase, debido al daño que pueden ocasionar en la salud de las personas, causando incluso la muerte.  
Durante el verano de 2018-2019, siete países de las Américas (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay, y México) se vieron afectados por las olas de calor, algo que no se había visto antes en la región. Las olas de calor que causaron el mayor impacto desde 2000 fueron la que afectó a Brasil en 2010 y que causó la muerte de 737 personas, y otra en la Argentina en el verano de 2013/2014, que ocasionó el fallecimiento de 1.877 personas, además de dejar sin energía a 800 mil, lo que incrementó el estrés térmico en esa población. En Estados Unidos, las olas de calor son los eventos naturales que más muertes causan, según las autoridades sanitarias del país.
Las predicciones meteorológicas para América del Norte, Centroamérica y el Caribe indican que durante el verano 2019 se esperan olas de calor, condiciones que pueden aumentar el estrés causado por la sequía, provocar incendios forestales y ocasionar efectos en la salud humana. 
 
Planes para enfrentar las olas de calor
Ante esta situación, la OPS elaboró una guía para apoyar a los países de las Américas en el desarrollo de planes de contingencia para enfrentar las olas de calor. Esta guía brinda recomendaciones que el sector salud y las agencias de meteorología pueden tomar para prepararse y responder mejor ante esta amenaza, promover la salud, prevenir los efectos adversos de las olas de calor, tratar a las personas afectadas y salvar vidas. 
La guía de la OPS destaca que los planes de contingencia por ola de calor deberían caracterizar el grado de la amenaza, contar con procedimientos de activación de la alerta, roles y funciones, y establecer mecanismos de coordinación intra e interinstitucional. 
Además, el documento señala que los países deben fortalecer la vigilancia epidemiológica de la morbilidad y mortalidad asociada al calor, la capacidad de los servicios de salud (capacitación de personal, mejoras en el diseño de nuevos hospitales, y equipamiento de hospitales existentes en zonas de mayor riesgo), y reforzar las acciones de las autoridades locales, los medios de comunicación y la comunidad, en cuanto a acciones de respuesta interinstitucional y medidas de prevención y autocuidado.
El calor puede causar síntomas severos, como el agotamiento por calor y golpe de calor (condición en la que la persona presenta pérdida del conocimiento, además de piel caliente y seca, debido a fallas del organismo para controlar las altas temperaturas). La mayoría de las muertes por calor se deben al agravamiento de enfermedades cardiopulmonares, renales, endocrinas y psiquiátricas. Otros síntomas leves incluyen edemas en miembros inferiores, erupción en cuello por calor, calambres, dolor de cabeza, irritabilidad, letargo y debilidad. Las personas con enfermedades crónicas que toman medicación diaria tienen mayor riesgo de complicaciones y muerte durante una ola de calor, así como los adultos mayores y los niños. 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :