Consecuencias inesperadas de las paso

Llegan las nuevas listas de precios a los supermercados con aumentos del 20%

Así lo explicó el referente de la Cámara de Supermercados del Chaco, Miguel Simons, quien aclaró que algunas empresas todavía no entregan el listado actualizado, por lo tanto los comerciantes realizan aumentos «preventivos», cercanos al 13%.

La disparada de dólar y la devaluación consecuente tuvo efecto inmediato sobre los mercados que más importan a la gente de a pie, los supermercados. Los proveedores suspendieron las ventas y no entregaron listas de precios, lo que generó en primera medida un aumento «preventivo» en las góndolas e incluso el racionamiento de los productos por cada consumidor y la desaparición de las ofertas de los pizarrones. Después de tres días, de a poco algunos proveedores comienzan a entregar los nuevos costos con aumentos en productos básicos como la harina y el aceite que rondan el 20%. A su vez, las medidas anunciadas ayer por el presidente Mauricio Macri tampoco lograron calmar del todo las aguas, ya que la primera lectura que realizan los sectores es que se trata de otro parche más. Así lo explicó el presidente de la Cámara de Supermercadistas de la provincia, Miguel Simons, a La Voz del Chaco.  
En primera medida el referente de estas pymes señaló que «los anuncios presidenciales son medidas coyunturales, para paliar la situación, bienvenida sea si morigeran un poco todos los problemas que ocasiona la devaluación, pero no son medidas en profundidad, o sea, son coyunturales».
 
Tres tipos 
de aumento
Con respecto a la provisión de mercadería, Simons explicó que «algunas empresas siguen con la venta suspendida, están buscando cuál es valor en el que se va a estabilizar el dólar, hoy (ayer) abrió a $60 en el mercado minorista y $57 al mercado mayorista, así que las cosas no han cambiado, el ajustes se van haciendo en la medida que tenemos que reponer stock, o hacer listas de precios, y hubo un aumento preventivo», explicó. Seguidamente enumeró: «Hay tres tipos de aumentos, el aumento real cuando las empresas entregan lista de precio, un aumento preventivo, cuando no tenemos un precio de referencia y aumentamos un poquito para no quedarnos afuera, desfasados, y también de acuerdo al stock, si hay mucha mercadería en stock dejamos correr un poco el precio unos días y después lo ajustamos», describió.
«Los productos que las empresas ya han entregado lista de precios, ya los ajustamos, por ejemplo las aceiteras nos mandaron lista de precio con aumentos, la harina un 20% de aumento, todo lo que sea descartable que nosotros usamos en los supermercados también un 20% de aumento también todo esto se va ajustando», precisó.
«Lo que no podemos ajustar es lo que las empresas no nos dan lista de precio, entonces tomamos un promedio de un 10 o 13% preventivo, si tenemos mucho en stock de algún producto no lo cambiamos al precio, esperamos un poco más», detalló. 
Justamente en cuanto al stock de mercadería en los comercios Simons explicó: «No hay un gran stock, pero hay una existencia interesante, de diez o doce días estimo que es tiempo suficiente para que se vaya estabilizando algunas variables, en los valores que se tienen que quedar».
 
La cuestión política
Al momento de analizar las causas de esta disparada del dólar y su impacto en la economía, la cuestión política es fundamental. Por esto Simons entiende que las perspectivas a futuro están ligadas justamente a esto: «Mucho depende de lo que vayan manifestando los partidos mayoritarios, porque si bien las PASO no son una elección definitiva, la tendencia es importante, entonces si tanto Macri como Fernández no llevan tranquilidad al mercado sobre medidas a futuro, la cosa se va a seguir complicando», vaticinó y ejemplificó con una analogía: «Si usted tiene una persona de confianza a la que presta dinero, resulta que esa persona  le dice que se va vivir a Estados Unidos, y que va a quedar el hermano a cargo, como no lo conoce empieza a desconfiar, pero no es que su el hermano no vaya a cumplir con lo pactado o vaya a hacer alguna macana, pero usted no lo conoce. Genera desconfianza», describió. «Por eso manifiesto que no solo esto que está pasando por el resultado de las elecciones, sino porque no tiene ningún conocimiento de la persona que viene, si esa persona se da a conocer, mediante sus declaraciones, van a decir que el que queda a cargo es confiable también, no pasa nada. Lo que pasa es que no lo conocen y no saben lo que van a hacer, y si por sus antecedentes lo vemos ahí empiezan a tener desconfianza», entendió.  Para Simons esto se resume en un error de comunicación: «si hubiera habido mayor comunicación de los partidos mayoritarios de lo que va acontecer desde el 10 de diciembre, creo que los mercados hubieran reaccionado de manera diferente», consideró. 
«La falta de comunicación de medidas económicas por parte de los partidos mayoritarios, es contraproducente para el inversor», sintetizó y volvió a ejemplificar: «Las aceiteras me fían a mí porque tengo 40 años de actividad y nunca dejé de pagar, la confianza en economía es fundamental», resaltó. 
 
Consumidores prudentes
Al ser consultado sobre la reacción de los consumidores ante esta situación, el referente de los supermercadistas comentó: «Nosotros pusimos un par de carteles en el negocio, de que lamentablemente los cambios de precio no son responsabilidad nuestra, porque no somos formadores de precios, y la gente entiende, saben cómo son las cosas, saben que no tenemos otras posibilidades de hacer nada, somos meros intermediarios de un servicio. Bien la gente en el sentido con la relación cliente proveedor, ahora la bronca va por otro lado», apuntó. 
También describió el comportamiento de consumo: «Absolutamente prudentes al momento de hacer las compras, primero porque por más que compre a lo loco, no creo que pueda solucionar ningún problema, se puede comprar dos cajas de leche pero después va a tener que volver a comprar y lo mismo va a tener que pagarla, no es mucho lo que va ahorrar, pero son prudentes para comprar», reconoció. 
En cuanto la racionamiento de las ventas, el supermercadista explicó: «Supongamos que tenga stock de aceite, si yo dejo el precio bajo para no aumentarlo de repente, pongo uno o dos de artículos por persona, para que todos puedan acceder, una familia con un par de botellas de aceite tiene para una semana, es para no privar a otros que compre a buen precio. Se raciona, primero porque en el caso de la harina los molinos harineros no  están vendiendo asiduamente, están cumpliendo con algunas entregas y ahí lo van llevando», explicó.
«Algunos proveedores han dejado de entregar mercadería, otros han mandado listas de precios nuevas  y acortaron al mínimo los plazos de pago. Por ejemplo el aceite se pagaba en siete días ahora tiene que ser contado», indicó sobre el endurecimiento de las condiciones. 
 
a un año de otra devaluación 
Otro dato que aportó el referente pyme es que «en agosto se cumple un año de una devaluación de casi el mismo tenor que estamos teniendo en este momento, y no hubo elecciones, es muy cíclico. Esta devaluación va a provocar inflación, que presiona sobre el dólar, hay que ver si el dólar absorbe esta devaluación, o si se empieza atrasar, son muchas variables, lo que sí es que van a ser tres meses difíciles», vaticino. Al mismo tiempo entendió que «lo único que puede llegar a morigerar todo esto es que, sin reunirse siquiera, sino salen aclarar cuáles van a ser las pautas si ganan el octubre, el mercado no se va a tranquilizar», aportó.
Retomando las medidas presidenciales recientemente anunciadas, Simons calificó como «interesante la moratoria impositiva, siempre es bienvenida porque realmente nosotros nos atrasamos, el sueldo de un empleado de comercio está alrededor de los $25 mil más los aportes son $35 mil, hay meses que uno no los paga a los aportes patronales y se va atrasado, después tenés dificultades para ponerte al día», reconoció. «Ahí estaría un alivio para las pymes, no leí en profundidad las medidas que el gobierno ampliaba las moratorias impositivas. Lo que se llama el formulario F931 donde se paga la obra social, la ART, los aportes patronales, si eso no entra estamos liquidados porque es dónde más deudas existen. Hay deudas por ganancias, por IVA, retenciones, hay una serie de impuestos pero son las que menos le importa a las pymes donde están atrasados las pymes es en aporte patronal porque es lo más pesado», detalló. 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :