La causa pasó a cuarto intermedio

Lesa humanidad: concluyó la etapa de testimoniales y los alegatos serán el martes

El último testigo en el juicio oral por crímenes de lesa humanidad Mazzoni-Casco fue un expenitenciario de la U7, convocado por la defensa, quien brindó una serie de detalles sobre el funcionamiento interno del servicio penitenciario. La causa pasó a cuarto intermedio hasta el martes 20, oportunidad en la cual la parte acusadora presentará su alegato.

Con la declaración del ex guardiacárcel de la U7, Fabián Ramón Smith, concluyó la etapa de testimoniales en el juicio oral por crímenes de lesa humanidad Mazzoni-Casco, durante la mañana de este martes. La causa pasó a cuarto intermedio hasta el martes 20, a las 9, oportunidad en la cual la parte acusadora presentará su alegato. Luego de ello el proceso continuará el miércoles 21, con el alegato defensor.
Esta causa es la primera en su tipo en Chaco con acusados civiles, figuran como imputados el ex funcionario judicial Roberto Mazzoni y el ex guardiacárcel de la U7 Pablo Casco, el primero por su colaboración con el dispositivo de secuestros y torturas a militantes en la década del 70, y Casco por torturas y tormentos agravados a dos detenidos
En la audiencia de la fecha, que comenzó con un retraso de casi una hora, el ex penitenciario Smith prestó declaración ante el tribunal y las partes y brindó una serie de detalles respecto de lo que pudo conocer durante su paso por la cárcel U7 entre 1972 y 1981 como inspector primero y jefe de turno luego en la División de Seguridad del citado penal, hasta su traslado a Neuquén.
El único imputado presente en la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal de Resistencia  fue el ex secretario y luego fiscal Domingo Roberto Mazzoni, quien permaneció cabizbajo flanqueado por la defensora de parte y la defensa oficial. Casco fue exonerado de asistir al debate.
 
Smith
El testigo, que en la actualidad es abogado y fue convocado por la defensa de parte que ejerce la doctora Olga Mongeló en representación de Pablo Casco, remarcó en varias oportunidades que su relación con el acusado, quién también fue jefe de turno, fue muy acotada a los momentos en los cuales se realizaban los respectivos relevos de guardia.
Contó que sus funciones consistían en tareas de control y fiscalización. Había dos sectores, un espacio común y el de las celdas.  Había un puesto de control en el que se anotaba el ingreso de personal y la cantidad de presentes y ausentes, así como las funciones realizadas.
La defensora Mongeló le pidió que explique cómo se realizaban los movimientos de internos al solicitar los traslados desde el Juzgado Federal. «Todo el movimiento lo hacía el personal de requisa. Nosotros estábamos simplemente expectantes», respondió el testigo. Consultado sobre los manejos de Casco con los internos Smith comentó que «no le puedo decir qué hacía Casco, le digo qué hacía yo, no tenía contacto con él, solo los cinco minutos que llevaba el relevo, en el mes, dos o tres veces, eran cuatro los turnos».

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :