fin de año con preocupación

Smata: «Nuestro sector es el que primero cae y más cuesta reactivar»


Así lo señaló el secretario general de la seccional Resistencia, Roque Zapata, al realizar un balance del año que culmina. El dirigente gremial señaló la preocupación principalmente en la provincia ante la situación de la fábrica de motos Ghiggeri.

Desde el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), el secretario general local Roque Zapata, en contacto con LA VOZ DEL CHACO, realizó un balance del año que en coincidencia con la mayoría de los sectores, es desolador. Pérdidas de puestos laborales y fábricas que penden de un hilo, es el resultado de cuatro años de políticas neoliberales del gobierno saliente de Mauricio Macri. 
Para dimensionar la situación en el Chaco, donde hace algo más de seis años atrás la apertura de la ensambladora de motos con capitales chaqueños daba un indicio de la pujanza industrial, hoy solo quedan 8 de los 60 trabajadores de aquel inicio, y una empresa en concurso de acreedores. Asimismo el único hecho positivo que registraron en este tiempo fue el resultado electoral que consagró a Fernández como presidente, y genera expectativas de reactivación. 
«Terminamos muy preocupados y con pérdidas de puestos de trabajo en distintos lugares. Nuestra actividad es una de las que más golpeadas por las políticas económicas del gobierno nacional que termina», aseguró Zapata. «Tenemos esperanzas en el gobierno que inicia, al que justamente Smata apostó a que gane, para ver si cambia la situación del país y de nuestro sector en defensa de la industria nacional, tenemos esperanza y esos es lo más positivo de este año que tuvimos, que haya ganado las elecciones Fernández», aseguró. 
No obstante, reconoció que salir de esta situación tampoco será fácil: «Pero nuestra actividad está complicada. Sufrimos muchas pérdidas de puestos de trabajo, las concesionarias siguen haciendo reducción de personal. Acá también, no en forma masiva, pero se siente la cantidad de compañeros que han perdido su puesto de trabajo, el ejemplo más claro lo tenemos en la fábrica de Ghiggheri, que hoy está en convocatoria de acreedores». 
Y aportó «en el caso particular de Ghiggeri, de ser cerca de 60 trabajadores quedaron solamente 8 con el convenio, es ilustrativo, y ahora está en convocatoria y pende de un hilo y de la esperanza de reactivación».  
«Vamos a ver qué posibilidades se obtienen en el gobierno provincial, donde ha ganado nuevamente Jorge Capitanich, y el gobierno nacional, a ver si tienen una mirada hacia las pymes y la industria nacional, y provincial también en este caso, para ver si podemos en algún momento tener un auge de esta primera industria que se instaló en la provincia con capitales chaqueños y el apoyo del gobierno provincial que en su momento llevaba adelante Capitanich, y que hoy está casi a punto de cerrar. Pero tenemos esperanzas de que no se cierre», describió en referencia Ghiggeri.
«Creo que nadie puede discutir la capacidad de Capitanich de apostar hacia un Chaco pujante nuevamente, para lo que se necesita el apoyo del gobierno nacional, porque sin el apoyo del gobierno nacional, no creo que haya posibilidad de revertir la situación», reconoció y comentó a su vez que todavía no se reunieron con el gobernador electo, pero no descarta que esto suceda en los próximos días. 
No obstante, las esperanzas de cambio que traen los nuevos gobiernos, Zapata reconoció que será fácil salir de esta situación. «De acuerdo a los datos de Smata a nivel nacional sabemos que estamos en un momento difícil, nuestro sector es el primero en caer y el último en reactivarse, es la actividad que cae más rápido y a la que más le cuesta crecer a medida que el país va saliendo de esta situación», sintetizó y seguidamente ejemplificó: «El tema de las motos no mas es un indicador, hay un montón de concesionarias que están en una situación delicada, aparte de las fábricas. No solamente el sector de vehículos, también el sector de las motos que en su momento fue un auge y ahora las cosas no son lo mismo».
«Nuestras expectativas están puestas en las nuevas gestiones, tanto del gobierno nacional como del provincial, de este último ya lo conocemos sabemos la capacidad y las ganas que le van a poner para salir adelante, pero el contexto en general no es tan fácil», reconoció.
Para dimensionar el universo de trabajadores que representa este sindicato a nivel local, Zapata precisó: «Si sumamos los trabajadores de Smata seccional Resistencia y los trabajadores de la seccional Sáenz Peña, estaríamos hablando de 1.300 en toda la provincia cuando en su momento eran un número mucho más importante superábamos holgadamente estas cifras en 2013 hasta 2014, en 2017 la situación ya fue muy complicada, en tres años y medio destruyeron toda la industria nacional».
«Es difícil, pero no imposible, la tecnología avanza y hay que pensar que se viene una tecnología importante con los autos híbridos, que están en vigencia y que se está hablando ya de esta nueva tecnología y Smata está apuntando a esto», adelantó.
Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :