2019 dejó seis nuevas esculturas emplazadas



Durante el  año  que terminó Resistencia recibió en sus veredas y plazoletas seis nuevas esculturas alcanzando así las 646 obras a cielo abierto. «Enamorarse», del japonés Hiroyuki Asakawa, fue la última. Las otras esculturas que se emplazaron fueron «Sonido del universo», del escultor Tobel, de Alemania; «Emergiendo», obra anónima; «Virtud», de Gleb Tkachenko, ruso; «Tumor», de Máximo Pedraza, argentino; «Ella entre las hojas», de María del Rosario Herrera, argentina; y «Meciendo recuerdos», por Manuel Campo, también argentino.
Todo este gran patrimonio escultórico, que se acrecienta día a día en la ciudad, requiere mantenimiento y, en el peor de los casos, restauración. Esta situación es una preocupación constante de la Fundación Urunday y por eso desde el Departamento de Mantenimiento y Restauración de Esculturas (DMRE), solo en 2019, intervino 105 esculturas. Mimo Eidman, directora del la Fundación Urunday, destacó: «Nosotros desde la Fundación permanentemente estamos cuidando lo nuestro y, si bien algunas obras fueron vandalizadas este año, con el esfuerzo de nuestro equipo de trabajo continuaremos manteniéndolas bellas y sin rejas para que la ciudadanía tenga la libertad de seguir apropiándose de su patrimonio».
 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :