consecuencias colaterales del aislamiento

Restricción de circulación generó el aumento de fletes de frutas y verduras

Así explicó el presidente de la Cooperativa Frutihortícola del NEA, Américo Barúa, el motivo del incremento de los precios de estos productos para el consumidor. Indicó que pese a las disposiciones, el mercado está desabastecido y funciona a un 40%.

El aislamiento obligatorio, con el objeto de evitar la propagación del coronavirus, que en la provincia lleva ya diez días, también generó reacciones adversas, como la carrera por el abastecimiento de la población y a su vez el aumento de precios de diversos productos, lo que en algunos casos responden a especulaciones, por lo cual el gobierno emitió disposiciones de control y sanción. Pero en otros rubros, las subas se desprendieron de inconvenientes generados ante  la restricción de circulación del transporte. Esto es lo que pasa con las frutas, verduras y hortalizas, según explicó Américo Barúa, presidente de la Cooperativa Frutihortícola del NEA. 
En contacto con radio Libertad, el referente del sector  reconoció en primera medida que «la situación es muy compleja». Seguidamente recordó que «hace diez días aproximadamente anticipé que esto iba a ocurrir, porque lógicamente cuando se toman medidas, sin ningún tipo de mala intención, por ahí no se contemplan todas las situaciones», consideró. «Sabemos que estamos pasando por una situación extremadamente grave, tenemos que evitar por todos los medios la movilidad de las personas, por eso se exige una inmovilidad muy fuerte para poder controlar esta pandemia, y obviamente los únicos que entran en la excepción de todo ese decreto son los camiones cargados con alimentos, que  en general pueden transitar tranquilamente por todas las rutas del país, para no generar un desabastecimiento», repasó las medidas tomadas por el Gobierno. No obstante, a pesar de esta condición se generó una situación colateral: «Nosotros nos dimos cuenta y nos encontramos con un problema cuando los camiones vacíos tenían que volver a cargar a la zona de producción, no se lo permitían», indicó. «Eso llevó casi una semana de gestión, mucha gestión, para que se entienda que el decreto no prohíbe el tránsito de alimentos, pero estaba prohibido la circulación de camiones de distintos tipos de productos o vacíos, los mandaban de vuelta a la fronteras, por lo tanto quedamos como una semana parados en todo el país», detalló. Al mismo tiempo aclaró que «esto se vio en otras provincias, no tanto acá en el Chaco, no tuvimos ese problema, pero sí en otras partes del país». Para el referente: «Eso generó un desabastecimiento».
Barúa indicó además que es presidente de la Federación de la Mesa Nacional Frutihortícola por lo que conoce la situación en gran parte del país: «Más de 20 mercados están teniendo el mismo problema que nosotros», afirmó. 
A esta retención de camiones vacíos que debían volver a la zona de carga, se le sumó otro inconveniente: «En la zona de producción se ocupa mucha mano de obra de operarios en cosecha, también hay que hacer traslado de personal hacia las quintas porque no están dentro de la ciudad, sino a 80 o 90 kilómetros de los pueblos y también tenían restricciones en cuanto al traslado de esa gente, no había posibilidad de trasladarlos porque no hay que trasladar gente amontonada, gente que tenga posibilidad de contagio, y eso generó impedimentos para hacer las cargas», describió. Y a modo de ejemplo aportó: «En la zona de Tandil, Balcarce, que es la zona de la cebolla, donde tenían que cargar diez camiones se cargaban tres por la falta de personal, agregado a eso tenían que pagar un doble flete, porque los camiones que venían con carga, que históricamente vuelven con carga a la zona de producción, para hacer doble flete de alguna manera, se suspendió, no puede cargar nada de vuelta, por lo tanto ese camión viene cargado pero tiene que volver vacío, todo ese costo de un flete falso se traslada al producto», describió.

aumento del flete
Tras esta explicación el referente del mercado central de Resistencia sostuvo: «Así que no comparto en lo absoluto lo que dijo el presidente de Transportistas que no se modificaron los fletes. Hoy, para que se den una idea, un camión de Mendoza  al Chaco con una carga de hortalizas y frutas valía $100 mil, hoy cobran $200 mil el viaje», ejemplificó. «Un camión que viene de Río Negro, con pera y manzana, que cobraba $80 el cajón por flete, hoy vale $180 el bulto de ese flete, no es que el transportista está zafando, lo que pasa es que ese camión tiene que ir 1.500 kilómetros vacío», aseguró. 
«Lo que quiero decir con esto es que en lo personal y como presidente de esta institución jamás avalaría ningún tipo de especulación, menos en esta situación, tenemos que denunciar cualquier tipo de corrupción, pero tenemos este gravísimo inconveniente», justificó. 
«En nuestro mercado hoy estamos con una capacidad operativa de nada más el 40% del volumen de mercadería de stock del 100 por 100 que tendríamos que tener, entonces ese faltante genera este inconveniente, no es que falte mercadería en la zona de producción, sino que hay inconveniente para hacer llegar a los mercados», diferenció.
«No quiero buscar culpables, hay que contemplar estas dos situaciones, lo que realmente especulan y hay que caerle con todo el peso de la ley, pero realmente los que tienen dificultades», consideró.

publicación
de precios
Barúa anticipó que para evitar estas especulaciones y malos entendidos comenzarán a publicar diariamente los precios de al menos una lista de diez o quince productos más consumidos «lo que cuesta hoy en el mercado». Y a modo de ejemplo indicó: «Ayer en el mercado se cobró entre $500 y $600 la bolsa de papa. No mil pesos como se habla, una bolsa de cebolla estaba entre $400 y $500, no están estandarizados los precios, por ahí hay una cebolla de mejor calidad, que cuesta un poco más, entonces hay variables», diferenció. A esto Barúa indicó para tener a consideración al momento de sacar cuentas: «Para un mayorista el promedio del margen de ganancia no debería superar el 20%». «Hay 200 productos en la canasta y vamos a tratar de publicar el precio por lo menos de los más masivos, porque los otros son muy fluctuantes y no queremos dar información errónea, para que nadie se avive y abuse de los precios pero tampoco para que algún malintencionado publique cosas irreales, no tenemos que entrar con esa sicosis, porque ya nos está pasando con la enfermedad, cualquiera es médico, especialista, el bioquímico es cura, pastor», ironizó. Al tiempo de considerar que «tenemos que hacernos cargos de las cosas que nos compete,  cada uno con su responsabilidad».  
En este sentido reiteró: «Yo lo anticipé a los gobiernos nacional y provinciales lo que podría haber pasado, faltó que nos escuchen, no entendían porque había una disposición, pero era parcial, no contemplaba esta situación, en ese momento de emergencia no se puede contemplar todas las situaciones, entonces nosotros tenemos que entender si nosotros nos desabastecemos, que pasaría si el mercado se cierra, que abastece al 70% de la provincia, lo que sería 20 o 25 días, más de 600 o 800 clientes que son pequeños y grandes comerciantes van a dejar de abastecerse a miles y millones de habitantes», dimensionó. 
Ante esta situación Barúa reconoció que «los productos que más subieron estos días con esta crisis fueron la papa y el citrus, que tiene el mayor cantidad de volumen de mano de obra en la cosecha  y que tiene la distancia en cuanto a los fletes», resaltó.
Por lo tanto recomendó: «Nosotros en estos contextos siempre aconsejamos, cuando un producto es muy caro, como en el caso de la zanahoria que es atípica, nunca valió tanto como ahora, y no por la pandemia, ya lo anticipamos hace 30 días, no compren, hay muchas alternativas, eso es lo que tenemos como virtud en nuestra actividad, si el tomate está muy caro, y conseguimos otra verdura más barata, un zapallito, compremos otra cosa, no es lo mismo obviamente, pero no generemos la posibilidad de que se mantenga en ese precio muy alto», instó. 
Por último el presidente del mercado aseguró que «este problema es atípico en  nuestra actividad, pero cuando se acomodan los precios nosotros automáticamente bajamos y se adapta al mercado, no pasa lo mismo con otros productos, si la carne pega un salto, no baja más, si el pan pega un salto no baja más», comparó. 

     Controles y sanciones
Por disposición del gobierno nacional los diferentes comercios (supermercados, farmacias y otros locales habilitados) deberán retrotraer sus precios al 6 de marzo y no excederán los valores máximos a lo establecido como referencia, estipulados por la Secretaría de Comercio de la Nación. 
En este contexto, se facultó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) para que pueda intervenir junto a las provincias cuando se registren situaciones que impliquen una infracción a la Ley de Abastecimiento o conductas flagrantes de acaparamiento o no entrega de mercaderías. Agentes de ese organismo clausuraron dos comercios en Resistencia: una farmacia y una distribuidora, donde se verificó la excesiva remarcación de precios y donde no se pudieron justificar el aumento significativo en uno de los productos claves y más demandados en este contexto epidemiológico, como el alcohol en gel. Se insta a los consumidores que hagan las denuncias pertinentes, por WhatsApp al 362-4747346, con una foto del ticket o del precio en góndola, y con la información del local comercial. También pueden comunicarse con los números de sus respectivos municipios para informar sobre los abusos de precios.


Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :