La lucha que nos trajo hasta ac√° - #NiUnaMenos


Este 3J «NiUnaMenos» no nos encontrará en las calles, pero sí más comprometidas que aquel 3 de junio de 2015; renovando nuestras fuerzas para seguir cambiándolo todo, porque sin dudas, esta ha sido la lucha que nos trajo hasta acá. Recordando y reivindicando las luchas de mujeres históricas que nos permiten avanzar y seguir generando políticas desde el Estado sin perder de vista que la violencia está en el día a día y qué muere una mujer cada 23 horas. 
De cada hecho histórico que cambió el rumbo de las sociedades, encontramos mujeres poniendo voz y cuerpo, esa historia generalmente masculinizada en la que las mujeres fuimos las que hemos alzado nuestra voz para ser escuchadas. La lucha de los feminismos y colectivos LGTBIQ+ tiene un eje central que nos ha reunido en las calles del mundo, del país y de la provincia del Chaco, y que es la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres y las diversidades, y la erradicación de la violencia machista ejercida contra las mujeres y las disidencias por motivos de género. 
El siglo XXI constituye la última etapa de la genealogía feminista, sin embargo, el 3 de junio de 2015 fue un año bisagra en el feminismo argentino. «Ni una menos» fue la consigna de la masiva marcha del 3 de junio de 2015, en donde las mujeres (y la sociedad entera) salieron a demandar al Estado medidas para el cese de la violencia sexista y los femicidios. La confluencia de diferentes sectores de la sociedad en este reclamo generó una ola violeta imparable. Fue gracias a la masificación de las consignas feministas, y la mayor exposición pública de mujeres feministas en diversos ámbitos, que la sociedad argentina comenzó a comprender mejor de qué se trataba la igualdad de género y por qué era necesario luchar por ella. 
No caben dudas que en los tiempos que corren, «NiUnaMenos» ha marcado un nuevo rumbo; ese encuentro ha significado la puesta en escena de las múltiples desigualdades en las que se encuentran las mujeres y las disidencias por motivos de género, ha despertado en la sociedad argentina la necesidad de un cambio estructural. La Campaña Nacional por el Aborto Seguro, Legal y Gratuito se ha fusionado con la ola violeta, y hoy constituye una de las banderas fundamentales de la lucha por conquistar la igualdad y combatir la violencia.
Los femicidios se cobran vidas de forma prácticamentediaria, arrasando con familias enteras, como la máxima expresión de la violencia ejercida contra las mujeres, sin embargo, ello tiene una historia por detrás de violentamientos. Y ello tiene que ser, necesariamente, abordado desde todas las perspectivas: económica, social, cultural y política.
El Congreso de la Nación se ha hecho eco de ello y ha avanzado en normativas que nos acercan a una efectiva igualdad de derechos y que comprometa al Estado en sus tres poderes, a combatir la violencia de género; así fue, como al calor de la lucha de los feminismos en las calles del país que en2018 se aprobó la Ley Brisa, que plantea la reparación económica a los hijos e hijas de víctimas de femicidio. 
 En ese mismo camino, a fines de 2018 se aprobó la llamada «Ley Micaela», de capacitación a los funcionarios de los tres poderes en materia de género. Esta normativa no hace más que reforzar el compromiso del Estado que ya figura en la Ley de Protección Integral a las Mujeres de 2009. La capacitación era ya una obligación estatal, que se está haciendo efectiva en el Chaco, en un trabajo articulado con la Unidad de Coordinación, Monitoreo y Seguimiento de Políticas para la Igualdad a cargo de la Vicegobernación y el IPAP, se han empezado a desarrollar las capacitaciones para el Poder Ejecutivo de la provincia, en todas sus jerarquías y áreas.
Asimismo, hemos avanzado en términos de igualdad, como la Ley 27412 de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política que establece que las listas de candidatos al Congreso de la Nación (diputados y senadores) y al Parlamento del Mercosur deben ser realizadas «ubicando de manera intercalada a mujeres y varones» logrando paridad en la presentación política. 
Ello por solo nombrar algunas, porque las conquistas han sido grandes; sin lugar a dudascon la llegada de Alberto y Cristina a la Naciónnuestra voz se hecho eco: la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades responde al compromiso asumido con los derechos de las mujeres y diversidades, frente a toda forma de discriminación y violencia, y en pos de la construcción de una sociedad más igualitaria que promueva la autonomía integral de todas las personas, sin establecer jerarquías entre las diversas orientaciones sexuales, identidades o expresiones de género, siendo estos objetivos prioritarios de gobierno.
Sabemos que aún falta mucho por recorrer, incluir la perspectiva de géneros en todas nuestras políticas públicas es un compromiso que hemos asumido desde el 10 de diciembre de 2019 y lo hemos traducido con el Plan de Igualdad 2020-2023; luchar contra la violencia de género y bregar por una atención pública de calidad para quienes sean víctimas de esta, es un tema que tenemos en agenda de forma diaria, y que se ha materializado en la Plataforma Victimoasistencial creada por Decreto 449, para la cual nos comprometemos a seguir trabajando para brindar un abordaje integral en la temática.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes alg√ļn comentario violatorio del reglamento ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :