El reparto más injusto


Los últimos datos del Ministerio de Transporte de la Nación son contundentes: de cada $10 de subsidios que repartió en 2019, $9 quedaron en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).
La gestión de Mauricio Macri incrementó la coparticipación a las provincias, pero recortó los subsidios y no alteró la concentración de esos aportes en el sistema de transporte público de pasajeros de Capital Federal y de Gran Buenos Aires.
Alberto Fernández no modificó ese desbalance. Pero debería hacer algo de inmediato, porque el transporte del interior del país ya estaba en crisis antes de la pandemia, que ahora encarece los costos de funcionamiento por efecto del distanciamiento social, pues obliga a reducir la cantidad de pasajeros por unidad.
Si por cada $10 las provincias reciben $1, para que las 22 jurisdicciones no comprendidas en el Amba tengan su parte, cuando cada una de ellas tomó su primer peso de la cuenta, el Amba ya acaparó $198 (22 veces 9). Así, se quedó con unos $63 mil millones y las 22 provincias restantes, con unos $7 mil millones.
Si la distribución entre ellas fuese igualitaria, a cada una le habrían correspondido unos $318 millones. Ese dinero no alcanza para subsidiar el transporte de una ciudad como Córdoba, ni siquiera si erróneamente supusiéramos que la capital provincial tiene derecho a ser la única beneficiaria en nuestro territorio. Tampoco alcanzaron los $3 mil millones que aportó la Provincia.
Eso explica al menos dos cosas. Por un lado, que la tarifa promedio en el Gran Buenos Aires sea de apenas $12,75, mientras que en Córdoba es de $31,90.
Por otro lado, que casi todo el transporte del interior está de paro porque colapsó en medio de la pandemia, mientras que en el Área Metropolitana sigue funcionando gracias a los subsidios nacionales.
El panorama se complejiza más aún por efecto de la tarjeta Sube, que rige en Amba y en algunas ciudades del interior, como Santa Fe y Mendoza, donde el Estado nacional subsidia a los usuarios. El año pasado se repartieron unos $11 mil millones, y Amba recibió el 79%.
Mientras no se discuta el reparto de estos dineros, será imposible resolver el problema de fondo. Quienes administran otras ciudades importantes del interior comparten ese criterio.
La gran pregunta es cómo se convence a la administración nacional de que tiene que quitarle dinero al Amba, principal bastión electoral del país.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :