Una decisión acertada sobre la deuda pública


El gobierno nacional anunció que finalmente llegó a un acuerdo con los principales tenedores de deuda pública, para renegociar los intereses y los plazos de pago de unos USD66 mil millones.
El grado de adhesión de los tres grandes grupos de acreedores se conocerá en definitiva el 24 próximo, aunque fuentes oficiales estiman que superará el 80% de la deuda bajo tratativas.
Las claves del acuerdo radican en el establecimiento de un valor presente neto de USD54,80 por cada USD100 renegociados, la reducción de la tasa de interés y el estiramiento de los plazos, todo lo cual supondría un alivio de unos USD30 mil millones.
La propuesta dista bastante de la comunicada a los mercados el 20 de abril, bajo el apotegma de «tómalo o déjalo», con un valor presente neto de USD39. No obstante, el cierre de las negociaciones implica una decisión acertada para comenzar a encauzar una grave situación económica y social.
Sin dudas, la Argentina necesitaba una resolución de esa naturaleza, que no solo traerá alivio para las cuentas de la gestión de Alberto Fernández, sino que supone, a la vez, una hoja de ruta para el endeudamiento externo de provincias, de municipios y de empresas.
Es un paso positivo en la dirección que anhelaba la comunidad de negocios para salir de la peor debacle de la historia argentina. Sin embargo, como han señalado exfuncionarios y exnegociadores, el acuerdo es necesario pero no suficiente para generar un equilibrio en la macroeconomía.
La sociedad reclama ahora conocer el plan que permitirá ajustar el déficit fiscal, ordenar la emisión monetaria y fijar una política cambiaria, además de establecer las coordenadas para un crecimiento sustentable en el largo plazo.
Esos supuestos deberán estar incluidos en la próxima negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es, en realidad, el principal acreedor por USD44 mil millones.
El gobierno del Frente de Todos deberá afrontar esa etapa sin dogmas y dejando atrás los eslóganes de campaña y las manifestaciones multitudinarias prohijadas contra el organismo, que demandará un plan creíble para cumplir con el nuevo pacto sobre la deuda.
El nuevo «crédito» otorgado por los acreedores financieros e institucionales no deberá ser malgastado, como ocurrió con gestiones anteriores.
El país necesita recuperar en lo inmediato la senda de crecimiento, para amortiguar las penurias que sufren millones de argentinos, pese a la potencialidad y los recursos existentes en nuestro vasto y variado territorio.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :