Sin precipitaciones y altas temperaturas

La mayor bajante del r√≠o Paran√° en 117 a√Īos seguir√° todo el verano


Especialistas anticiparon la continuidad de la falta de lluvias en lo que queda de la primavera y la temporada estival en toda la región y, por consiguiente, la permanencia de bajos niveles del los ríos. Los pocos milímetros registrados ayudan al suelo. 


La temporada hidrológica 2019-2020 del río Paraná, que finalizó en agosto, estuvo caracterizada por una pronunciada y prolongada bajante, y si bien sorprendieron los bajos niveles de agua, el dato más llamativo fue que, con 3,20 metros, se registró la altura máxima más baja del río desde que se toman registros hace casi 117 años. Así lo dio a conocer el ingeniero Hugo Rohrmann, especialista de la Facultad de Ingeniería de la Unne, quien acotó que las perspectivas climáticas e hidrológicas no prevén una recuperación hacia fin de año.
Asimismo, desde la Administración Provincial del Agua (APA), su vocal, Gustavo D’Alessandro, explicó a Radio Libertad que las últimas lluvias registradas en la región no modificaron sustancialmente el panorama y coincidió con su colega sobre las pocas expectativas de mejoras en la situación. De esta manera anticipó un fin de la primavera y una temporada de verano sin precipitaciones, temperaturas elevadas y déficit hídrico en las principales cuencas de la provincia.
sin repuntes
«La situación no ha cambiado con respecto al río, pese a que hubo algunas lluvias en la provincia y el norte del país, pero el Instituto Nacional del Agua, organismo rector de las políticas hídricas a nivel nacional, en sus informes mensuales y trimestrales señalan que en la gran cuenca del Plata, donde se encuentra el Chaco, tiene sus afluentes del río Iguazú, el Paraná Superior y el Paraguay donde los niveles son escasos, son inferiores a los normales aún con estas lluvias que han acontecido», explicó D’Alessandro. «Lamentablemente tenemos el río Paraná en un 1,50 metros, medido por la Prefectura Naval Argentina, un nivel muy por lo debajo de los promedios habituales para octubre, y este panorama, según el informe trimestral del INA, se va a mantener por la falta de precipitaciones y la escasez de probabilidades que estas ocurran para lo que resta de la primavera y lo que resta del verano aun», anticipó. 
El referente del organismo provincia reconoció a su vez que las precipitaciones que se registraron el miércoles pasado «mejoran la situación en lo que tiene que ver para la producción agrícola y ganadera, va a haber un reverdecer de pasturas en algunos sectores, puntualmente del centro, norte y este de la provincia, donde hubo precipitaciones importantes, como en la zona de Las Garcitas, prácticamente más de 89 milímetros, en la zona de Juan José Castelli, también en la zona entre Machagai y Quitilipi, entre 20 o 30 milímetros, todo lo que es General San Martín y Puerto Eva Perón también ha habido precipitaciones», detalló el funcionario. «En lo que es el área metropolitana del Gran Resistencia fueron bastante escasas, ha habido precipitaciones de entre doce o trece milímetros que va a cambiar el panorama en lo que tiene que ver con la pastura, pero efectivamente no fueron caudales suficientes para hacer las recargas de lo que son los espejos de agua o cauces naturales internos en la provincia», reconoció.
Por lo tanto destacó que «vamos a tener que seguir trabajando fuertemente, cómo lo venimos haciendo desde el comienzo de año, con la asistencia a aquellas localidades donde no llega la red de agua potable a través del acueducto, que lo hacemos con camiones cisternas propios de APA, y tenemos convenios con 37 municipios del interior de la provincia para que ellos lleven adelante lo que es el acarreo de agua con camiones cisternas hacia lo que son las localidades y comunidades que no tienen acceso al agua de red», precisó las tareas que encaran para intentar paliar la situación. «Todo ese sistema se va a seguir trabajando y se está profundizando las tareas, como nos pidió el gobernador Capitanich, en las tomas de agua de los acueductos, para que con esta bajante permanente que tenemos tanto en el río Bermejo, como Paraguay y Paraná se pueda seguir utilizando estos acueductos», explicó.
sin lluvias en la provincia
D’Alessandro reconoció además que «la situación crítica es en toda la provincia, hace diez meses que tenemos precipitaciones muy escasas, nulas y por debajo de lo normal». Por lo cual resaltó que «además de estos 35 municipios con los que tenemos convenios, el gobierno nacional hizo un aporte para 60 municipios de $80 millones para atender la emergencia por sequía en lo que es el sector centro, norte y sudoeste donde ha pasado de tener hace dos años el mayor caudal de precipitaciones de la historia ahora a tener estos déficits hídricos tan marcados que están dando grandes problemas a lo que es la actividad agrícola y ganadera», puntualizó. 
Asimismo reiteró «lamentablemente, estas lluvias que hubieron, no fueron lo suficiente, inclusive en la zona del sudoeste, sólo ha habido lloviznas, para que se revierta esta situación necesitamos que haya precipitaciones abundantes y, lamentablemente, los informes tanto del Servicio Meteorológico Nacional como del INA no son muy avizoradores ya que estiman que van a haber precipitaciones por debajo de lo normal todo esto acontecido por un fenómeno meteorológico, el enfriamiento del océano pacífico ecuatorial, lo que se conoce como La Niña. Al haber mayor enfriamiento en el océano, hay menor humedad en el ambiente y por consiguiente menores precipitaciones, lo que significa que vamos a tener una primavera con escasas lluvias al igual que el verano, escasas lluvias y altas temperaturas», resumió la temporada que se aproxima. 
A pesar del crítico escenario, el referente destacó: «Por suerte hemos tenido esta información de antemano, gracias a estos organismos oficiales, y hemos podido articular esta tarea de asistencia con camiones cisternas, y mejoramiento de las tomas de agua para poder asegurar el abastecimiento a través de las redes, y hemos hecho una gran cantidad de reservorios a cielo abierto, tenemos convenios firmado con consorcios camineros de la provincia del Chaco, y consorcios rurales y municipios para llevar adelante un sistema de acopio de agua para cuando se den las precipitaciones tener eso para juntar», detalló. «También nos ha permitido hacer un saneamiento integral de lo que son los canales de escurrimiento en el interior de la provincia como así también en el área metropolitana del Gran Resistencia, lo que nos permitió recuperar algunos espejos de agua, sin ir más lejos la semana pasada hicimos extracciones de rellenos irregulares en la laguna arguello en Resistencia para mejorar todo el sistema de decantación», describió. Por lo cual aseguró «de lo malo de la sequía tenemos esta buena información que hemos podido sanear gran cantidad de canales tanto en el interior como en la capital de la provincia».
Por último, adelantó que si bien el pronóstico para este fin de semana indica la probabilidad de lluvias, «serán de 30 o 40 milímetros para el día sábado y algunas primeras horas del domingo, esperemos que llueva mucho pero lamentablemente la información que tenemos es que las lluvias pueden ser escasas y en algunos casos puede ser ocasionalmente fuerte, lo que significa que pueden haber caída de granizo, ráfagas de viento y descargas eléctricas y en poco lapso de tiempo caer abundante agua, pero no en cantidad de acumular. Tenemos esa información para el fin de semana así que bienvenido sea si llueve en toda la geografía provincial hacen faltas las lluvias», finalizó. 



                      Falta de lluvias, la causa de la bajante

En el marco de las 10as Jornadas de Divulgación Científica de la Facultad de Ingeniería de la Unne, los últimos días de septiembre, el ingeniero Hugo Rohrmann brindó la exposición «Bajante histórica del río Paraná: causas, problemas y recomendaciones» en la que se refirió al proceso de bajante que hace varios meses afecta al principal río de la región. 
El especialista analizó, mediante mapas del Instituto Nacional del Agua, lo que ocurre con las precipitaciones que estuvieron por debajo de lo normal en julio, mes en el que llovió menos que el promedio histórico. «Si se mira con una amplitud semestral, aparece que toda la Cuenca del Plata tenía anomalías de precipitaciones negativas, llovió menos de lo normal entre 300, 400 o 500 milímetros menos en cualquier parte de la cuenca del Paraná. Al observar el último año, que justifica claramente el comportamiento tan bajo del río Paraná en la sección Corrientes, se ve que toda la Cuenca del Plata tiene valores por debajo de lo normal, con picos en Asunción, Formosa, Misiones, de 800 milímetros por debajo de lo normal. Ese es el principal indicador por el cual los niveles del río Paraná no se recuperan en lo que va de este año», aseguró.
En tanto el escenario climatológico que se espera hacia adelante, de acuerdo al Instituto Nacional del Agua, indica «condiciones deficitarias», por lo que tampoco se espera hasta fin de año alguna recuperación. «Pero primero tiene que empezar a llover, y cuando llueva quién tomará esa agua será el suelo que está seco y recién después que el suelo tenga la humedad suficiente va a empezar a generar mayor escorrentía, y por lo tanto si esas perspectivas son negativas todavía no se visualiza una recuperación del caudal del Paraná» explicó. «¿Puede seguir bajando el río? Sí», expuso el especialista de la Unne y acotó que la perspectiva trimestral de lluvia no indica recuperación.
También los pronósticos en Brasil no alientan una recuperación, con el agravante de que la zona de nacimiento del río Paraná están indicando entre 70% y 80% de precipitaciones por debajo de lo normal, por lo cual tampoco hay esperanzas de que eso pueda modificarse hacia fin de año.
Rohrmann se refirió además a las complicaciones que genera la bajante prolongada del río Paraná, «afecta la navegación, tomas de agua, calidad de agua, riesgo de contaminación, mayores cargas de sedimentos en el agua, represas con menor generación energética, problemas en la fauna íctica», enumeró.
 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes alg√ļn comentario violatorio del reglamento ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :