ESCENARIO PROVINCIAL

Los préstamos cayeron un 11% y se complica el acceso al financiamiento

El descenso en los créditos personales y familiares es otro indicador del enfriamiento de la economía. El Chaco se ubicó 2 puntos por encima de la media nacional. Las tasas de interés subieron 6% y ahora rondan el 40% anual.

Mes tras mes se conoce algún indicador que refleja el enfriamiento de la economía argentina, en un año que arrancó complicado con la fuerte devaluación de enero y, aún sin resolución en cuanto a la negociación por la deuda externa, puede registrar aún más variables negativas pese a varias muestras de reacción del escenario financiero.
Uno de los más recientes datos partió de una consultora privada que evaluó en las 24 provincias el comportamiento en cuanto a los préstamos personales y familiares, que cayeron un 11,2% en el Chaco, lo que complica el acceso al financiamiento hogareño, más teniendo en cuenta que se trata de una jurisdicción que presenta un marcado endeudamiento de la clase media.
De acuerdo con un estudio de NOAnomics, en el Chaco se produjo una retracción de poco más de 11 puntos durante el primer trimestre del año en comparación con igual período de 2013. A nivel nacional el descenso es del 9,2%, por lo que la provincia supera el promedio país.
La brusca caída es adjudicada tanto al enfriamiento de la economía en el país como al marco de la coyuntura financiera argentina. La Pampa es la jurisdicción más vapuleada (20,2% menos préstamos que en 2013). en tanto que Formosa es la que menos sufrió (1,3%).
En el caso particular del Chaco el descenso en cuanto al acceso al financiamiento de las familias va de la mano con las repetidas promociones de las cámaras empresariales para alentar las ventas con tarjetas de crédito hasta en seis -y en algunos casos doce- cuotas sin interés.
A la contracción en la adquisición de préstamos hay que ubicarla en un contexto de provincia con un endeudamiento conjunto de los empleados públicos (más del 50% de la fuerza laboral local) que ascendía -a finales de 2013- a más de $1.500 millones, con serios inconvenientes desde el punto de vista de los cuestionados «códigos de descuento» y una serie de iniciativas oficiales para erradicar ese sistema que atenta contra el bolsillo de la administración pública.
El Chaco se ubica -según NOAnomics- en la franja de las provincias que presentaron un repliegue del orden del 10% al 12% junto con otros distritos como Misiones, Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Tucumán, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Neuquén.
De acuerdo con la consultora privada, las cifras de todas las provincias y la media nacional configuran datos «alarmantes», que podían verse en el segundo semestre de 2003, cuando todas las jurisdicciones argentinas presentaban tasas negativas.
 
ANALISIS
«Aunque una caída del crédito familiar con tasas reales menores puede sonar contradictoria, debe tenerse en cuenta que en el mismo lapso la ‘materia prima’ de los préstamos, el nivel de depósitos reales, descendió un 10% disminuyendo por ende la capacidad de otorgar nuevo financiamiento de los bancos», detalló el informe elaborado por el licenciado en Economía Félix Piacentini para NOAnomics.
«Junto a una menor oferta y racionamiento del crédito también operó una demanda por parte de las familias mucho más débil y cauta, que por un lado mermó en su capacidad prestable como consecuencia de menores salarios reales y que por otro ha alcanzado niveles de endeudamiento elevados y parecidos a la media internacional. Asimismo, oferta y demanda de crédito sufrieron por igual el impacto de las expectativas negativas que surgen de una economía en el umbral de una recesión», justificó el especialista.
«En cualquier caso, y teniendo en cuenta que la mayor parte de los préstamos a familias consisten en los personales y financiamiento de tarjetas de crédito, las cifras permiten ir avizorando que la caída en el consumo masivo y de durables que se viene observando para la primera mitad del año será difícil de revertir en la medida que uno de sus combustibles principales acusa un fuerte deterioro. Lamentablemente el otro, el poder de compra de la masa salarial, tampoco parece correr mejor suerte», finalizó.

» LAS TASAS, POR LAS NUBES
Otro de los datos salientes del escenario crediticio en el país son las altas tasas de interés que se vienen cobrando, las cuales en el último año se elevaron aún más. De acuerdo con el análisis de NOAnomics, el Chaco cuenta con una de las cifras más altas en este apartado con un 39,1% anual. Según publicó la consultora, «como consecuencia de la política monetaria contractiva del Banco Central iniciada a principios de 2014, el costo del financiamiento de los trabajadores se ha encarecido fuertemente en términos nominales. Así, la tasa promedio de los préstamos a familias para el primer trimestre del año alcanza el 40,3%, es decir, 6 puntos porcentuales más que en el mismo período de 2013». Además las provincias con mayor costo en el crédito familiar observan tasas de 4% a  4% por encima de la media y son San Juan, Tierra del Fuego, Misiones y Santiago del Estero. Irónicamente, y a pesar del salto en el costo nominal, la tasa real promedio del crédito a las familias (descontada la inflación) del primer trimestre de 2014 se redujo a tan sólo el 0,2% y pasó a ser negativa en once provincias.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :