cifras alarmantes

La desocupación y la marginalidad marcan a los pueblos originarios

El 20% de los miembros de las comunidades aborígenes de la provincia no tiene trabajo. La formación es la limitación principal a la hora de encontrar oportunidades. Sólo el 2% accede o tiene un título universitario; panorama similar en el NEA.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (Inai) indica que en el Chaco el 20% de la población originaria está desocupada y que el 65% tiene un trabajo temporario o «changas». Además, la zona seca del Gran Chaco es de las más vulnerables, a la hostilidad del clima se suma la falta de infraestructura y el aislamiento de las comunidades.
«No hay una economía sustentable y el trabajo es escaso. Vivimos en una subsistencia: nos sostenemos a través del sembrado para el consumo familiar o de changas en el pueblo por $50 o $100», indicó Cipriana Palomo, quien representa a 22 comunidades como presidenta de la Federación Pilagá.
Si bien la cobertura de los planes sociales abarca a casi toda la población (entre las jubilaciones, pensiones por invalidez y la Asignación Universal por Hijo) explica que son montos que «ayudan a paliar el día a día» sin generar un desarrollo con creces.
 
¿Cuánto cuesta crear un empleo de calidad?
Según la Fundación Gran Chaco, la inversión sería de U$S10 mil contra unos U$S100 mil o más que harían falta en el sector industrial del ámbito urbano.
«En la zona rural del Gran Chaco las familias tienen el mayor capital necesario para crear un puesto de trabajo, que es el monte. Por lo tanto, la inversión necesaria es baja y se destinaría al fortalecimiento de la infraestructura y el acceso al agua, y la formación de los trabajadores», aseguró Agustín Noriega, miembro fundador de la entidad.
Por otra parte, la falta de educación y capacitación es el primer obstáculo a la hora de afrontar una búsqueda laboral por parte de los miembros de las comunidades originarias. Aún si estuvieran dadas las oportunidades de trabajo, la barrera de la capacitación sería la primera en aparecer. Las carencias se dan desde los primeros años de formación en la escuela, donde la educación multicultural bilingüe es una deuda en la mayoría de los parajes, hasta la formación universitaria que aún es un sueño; solamente el 2% de los universitarios del país proviene de zonas rurales, y el porcentaje correspondiente a pueblos originarios es significativamente menor.
«El tema de la educación es el pilar. Los maestros bilingües tienen que ser muchos más. El programa de tutores bilingües se dejó de aplicar en mayo de 2015 y era una gran iniciativa: significaba una nueva fuente de trabajo que además daba educación para que más chicos estén capacitados a la hora de buscar un trabajo en el futuro, pero el gobierno anterior actuó de forma aislada en cuanto a los pueblos originarios», declaró Raúl Eduardo Ruidiaz, presidente del Inai.
Estas carencias hacen que los miembros de las comunidades originarias ocupen puestos de trabajo representados en el primer eslabón de una cadena productiva. Desde el Estado se están evaluando iniciativas, por ejemplo, insertar la venta de artesanías en eventos turísticos de gran alcance, como el Dakar 2017, que se correrá en el Chaco, Salta y Jujuy.

Venta de artesanías, casi el único medio de ingresos
Con respecto a la estigmatización de los pueblos originarios y la posibilidad de trabajar de otra cosa que no sea la venta de artesanías o trabajos como mano de obra en los sectores productivos de la provincia, Facundo Ibarlucía, coordinador de Información y Gestión del Conocimiento de la Red Comunidades Rurales, señaló que «tenemos una estigmatización de las poblaciones rurales, sobre todo las originarias, donde se piensa que están predestinados a ser peones o artesanos. Es necesario apoyar el desarrollo de la educación con docentes que conozcan la cultura de la comunidad y la lengua, y puedan potenciar a los chicos a que hagan cosas grandes».
Cuesta pensar en un desarrollo económico en zonas donde los caminos de tierra se anegan ante una lluvia o donde el agua y la energía aún son una cuenta pendiente. Desde el Inai explican que junto a la puesta en marcha del plan Belgrano, que llevará adelante obras a través de las provincias del norte del país, se ejecutará el programa Los 100 Puntos más Vulnerables para ciudades entre 1.000 y 5 mil habitantes, que llevará infraestructura también a lugares más aislados.
«La mayoría de los jóvenes trata de sobrevivir acá porque la adaptación al irse puede ser un gran problema. Hoy los chicos caen en el alcoholismo porque no saben qué hacer de sus vidas», sostuvo Cipriana Palomo, de la comunidad qompi del pueblo pilagá. En algunos parajes, las más afectadas por el alcoholismo son las mujeres, quienes por razones culturales encuentran aún más obstáculos para acceder a un trabajo.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :