POR UNA ORDEN DE DESALOJO
Cantante y periodista de 83 años con cáncer quedará en la calle
Miércoles, 29 de Marzo de 2017
Se trata de Mariano Catán, quien realizó toda su carrera en Suecia y volvió hace unos años con libros escritos para fundar una ciudad de la paz futura. Sin embargo, actualmente perderá su vivienda y el Pami no le provee medicamentos oncológicos.
El periodista Mariano Catán suele recorrer las redacciones de los medios y las radios, para compartir sus libros, escritos y presentaciones. Tiene una larga historia cultural, musical, periodística, y principalmente en Suecia (Estocolmo), donde vivió la mayor parte de su vida. Dan cuenta de ello varios sitios de la red, cientos entrevistas y videos. Sin embargo, la última visita no fue para compartir algún nuevo emprendimiento, sino un desesperado pedido de solidaridad y colaboración. Con 83 años, y un avanzado cáncer de próstata con el que batalla hace muchos años, pesa sobre él una orden de desalojo de su casa, que asegura es la de su infancia, que ayudó a construir y reparar tantas veces en su vida. La orden judicial, por sentencia de la doctora Marina Volman se ejecutaría esta semana, por lo que Catán con su edad y su frágil salud quedaría literalmente en la calle. Para completar el combo de desgracias el Pami dejó de proveerle su medicamento oncológico, como a tantos miles de abuelos en el país, con lo cual cada día que pasa se deteriora más su estado y sus ánimos. Desde la obra social nacional sólo respondieron a su pedido de medicación en «trámite». 
 
las peripecias 
de mariano
Catán es un personaje lleno de historias por contar. Desde un inicio como cantante y autor popular en Suecia, donde se erradicó tras desembarcar en Hamburgo en 1961 integrando la Compañía Argentina de Folclore, hasta su desempeño como periodista en el que produjo más de 500 programas de televisión en tres idiomas, aunque sabe hablar en cinco. Escribió unas 60 composiciones en varias lenguas, y asegura que algunas de ellas inspiraron películas, «o sea que estuve cantando en lugares privilegiados en Suecia. Le he cantado a premios noveles de la paz como Pablo Neruda, he cantado en la radio de Barcelona con Sandro», recordó Catán en una de las tantas entrevistas. Además fue columnista y colaborador de numerosos periódicos. 
Escribe dos libros «Nobody I y II: la verdad oculta», donde mediante su autobiografía narra diferentes situaciones políticas, culturales y sociales de su época y lugar, como la relación con Olef Palme, ex primer ministro de Suecia, que al ser asesinado investigó su muerte. En este también elabora y expone el proyecto de su autoría para la creación de la Ciudad por la Paz, autorizado hace 17 años por el Ministerio del Interior para realizar en la Patagonia, siempre y cuando consiga financiamiento, motivo por lo que todavía esta iniciativa sigue siendo una utopía. Como quizás la misma lucha que encaró para el desarme, con una canción que escribió en 1998 «Dejá las armas», que recorrió el mundo entero y motivo campañas en escuelas y comunidades para que los niños entreguen de manera voluntaria sus armas de juguetes. 
Con 79 años, fuertes razones de salud, cultura, política y economía lo impulsaron a volver a su tierra. Sin embargo, al final la vida no le trae tantos éxitos.
 
Un triste fin
«Pienso que en algunas situaciones aplicar rígidamente una ley puede ser inmoral e inhumano como en el caso mío cuando la jueza Volman falla con una sentencia de desalojo de una casa a la que pertenezco desde los 6 años y he aportado en mis años de adulto a construirla, repararla», señaló Catán. Si bien no se extendió demasiado en los ribetes judiciales, en los que aseguró no poder realizar una apropiada defensa a una demanda impulsada por uno de sus sobrinos, hijo de su hermana, Roberto Ojeda Catán, que recuerda fue expulsado de su casa por su propia madre ante un grave problema familiar. También entendió que el fallo de la jueza tiene además cuestiones políticas de por medio.
Como si quedar sin hogar no fuera poco, Catán también debe sobrellevar la falta de medicación para continuar tratando su enfermedad. «No sé si Pami quisiera complementar mi dolor por la injusticia al hacerme esperar a los 83 años con un cáncer de próstata medicamentos que no se sabe si llegarán. ¿Una limpieza en el ambiente de jubilados?», se preguntó.  
«Volví una vez más al Pami para averiguar si me autorizaron la medicina Bitera, me contestaron que está pendiente», comentó la respuesta que obtuvo en la obra social nacional. «Día a día noto que mis energías disminuyen, no puedo ni quiero levantarme de la cama, no es fácil», describió Mariano un estado que también que teniendo en cuenta su situación también podría considerarse depresivo.
Por otro lado, considera que aportó desde su lugar en la construcción de su Patria, entre otras y mantiene sus intenciones de luchar  por una mejor vida en la Argentina.
 Cualquier persona que pueda colaborar con Mario se puede comunicar al: 011-2343 3316.
COMPARTÍ LA NOTA
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA



COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 15,480 15,900
 Euro 16.8010 16.8040
 Real 4.9451 4.9501