POR LA candidatura PRESIDENCIAL DENTRO DEL JUSTICIALISMO

De la Sota se anima como candidato

El ex mandatario cordobés lanzó un fuerte mensaje de cara al año que viene. Sostuvo que hace falta alguien que no tema pagar costos y concentre su gestión sólo en las reformas necesarias del Estado para generar un futuro institucional sin movimientos pendulares que evitan sostener un modelo de país. Propone lo de Adolfo Suárez, que en España (1976-1981) sacó adelante el país después de la división social producida por el franquismo. Un primer paso, que ya lo habría alcanzado, sería lograr el apoyo de Schiaretti, quien iría por su reelección.

Pese a la motivación de avanzar con la campaña, en Córdoba admiten que un tema delicado es la relación con Cristina Kirchner. Si bien es cierto que De la Sota recuperó el diálogo que se había cortado con la expresidenta, y que LA VOZ DEL CHACO reveló antes que cualquier medio del país, también es verdad que la conversación entre ambos no es fácil. Cerca del exgobernador admiten que sin Cristina no se gana, pero sólo con ella se pierde. Una frase repetida hasta el hartazgo en la última campaña, que saben que podría volver a materializarse en esta elección. Por eso, necesitarán reforzar el puente con la expresidenta para construir algún sendero de unidad.

José Manuel De la Sota aprovechó la jornada patria del 9 de Julio para deslizar su intención de ser candidato presidencial. Para el cordobés, los argentinos y la clase política se deben concienciar sobre la necesidad de elegir un «presidente de transición». O sea, un primer mandatario que sólo esté un mandato al frente del Ejecutivo y que en ese tiempo se ocupe de realizar los cambios necesarios que la mayoría no se atreve pensando en refichar a los cuatro años.
El Gallego está convencido de que hace falta «creatividad» para salir de la actual encerrona que entiende vive el país. «Nuestro país precisa de un ejercicio de coraje, como el que fueron capaces de hacer nuestros próceres», expresó en un video que compartió por Twitter, para hablar de la importancia de la «unidad nacional».
El ex gobernador cordobés asegura -tal lo detallado por La Política On-Line- que su plan es gobernar un solo mandato. No quiere estar pendiente de las elecciones de medio término ni de la reelección. Decidió hablar del «coraje» de los próceres porque quiere dar un mensaje claro: no teme pagar los costos de encarar las reformas que hagan falta.
Su propuesta no esconde una crítica al gobierno de Mauricio Macri, que pese a la retórica «acuerdista» creen que no se animó a posicionarse como un «presidente de transición» de salida del populismo y su ambición reeleccionista, y hasta fundacional, alimentó la especulación gradualista que terminó fracasando en toda la línea.
 
PRIMEROS PASOS
Según trascendió, De la Sota ya se reunió con los economistas más importantes del país y además abrió el diálogo con los intendentes bonaerenses, a quienes busca reunir en agosto en una cumbre en la provincia mediterránea. 
Días atrás se juntó con el intendente de Lomas, Martín Insaurralde, que ya blanquea que aceptaría ser el candidato que enfrente a María Eugenia Vidal en Buenos Aires. 
El cordobés llegó con Claudia Rucci para comer con el lomense y -según fuentes que presenciaron el evento- que se lo vio «rejuvenecido», con el look intacto de cuando lanzó la marca El Hombre y desfiló vestido en un smoking de su colección en Río Cuarto.
De la Sota cree que contaría con el apoyo de Juan Manuel Schiaretti, que quiere ser reelecto en Córdoba y sabe que necesita de su apoyo para ganar. Pese a sus diferencias, el gobernador no está del todo bien de salud y quiere renovar, por lo que le daría el visto bueno para los comicios nacionales.

Una relación clave
Pese a la motivación de avanzar con la campaña, en Córdoba admiten que un tema delicado es la relación con Cristina Kirchner. Si bien es cierto que De la Sota recuperó el diálogo que se había cortado con la expresidenta, y que LA VOZ DEL CHACO reveló antes que cualquier medio del país, también es verdad que la conversación entre ambos no es fácil. Cerca del exgobernador admiten que sin Cristina no se gana, pero sólo con ella se pierde. Una frase repetida hasta el hartazgo en la última campaña, que saben que podría volver a materializarse en esta elección. Por eso, necesitarán reforzar el puente con la expresidenta para construir algún sendero de unidad.

El ejemplo español
De la Sota es uno de los dirigentes argentinos que más estudió los pactos de la Moncloa. Con viajes recurrentes a España, mantiene un vínculo estrecho con Felipe y toda la primera línea de la política española. Por eso, el cordobés imagina ser como un Adolfo Suárez -presidente de España entre 1976 y 1981- que pudo sacar adelante al país después del franquismo para meterlo en un camino democrático de modernidad económica, que se extendió por tres décadas. En América latina dice que su modelo es Lula Da Silva y en Córdoba perdió tres veces antes de ganar. Por eso, confía en que puede llegar a la Rosada de la mano de un pacto amplio que incluya a otros dirigentes como Roberto Lavagna, que también habla de la necesidad de un dirigente dispuesto a ir por un solo mandato que ordene al país. De hecho, Eduardo Duhalde impulsa al propio Lavagna para la Presidencia.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :