Martínez Llano habló como ex convencional nacional constituyente

«La elección de Rosenkrantz está viciada»

El dirigente justicialista cuestionó el voto de Higthon en la definición de la Presidencia de la Corte. Lo hizo como exconstituyente, autor de la modificación a la edad tope de 75 años fijada en el Pacto de Olivos. Para Martínez Llano la continuidad de Higthon es anticonstitucional e inmoral. Dijo que la ministra debió dejar el cargo en diciembre pasado y que hoy es Macri dependiente, con lo cual su voto conlleva un vicio de origen en el acuerdo que nominó al nuevo presidente.

SEVERA ADVERTENCIA. El ex convencional constituyente, José Rodolfo Martínez Llano, promotor de que en 1994 caiga el acuerdo Alfonsín-Menem en torno a la vigencia de la edad tope de 75 años para los jueces, advirtió que si la ministra Elena Higthon se aferra al cargo y no renuncia, será posible un juicio político. Según Martínez Llano, la magistrada no cumplió con la Constitución que ella misma juró respetar al momento de incorporarse al tribunal. «El caso es grave porque sienta un precedente de enorme contrario a la letra y al espíritu de la norma constitucional», remarcó.

Rodolfo Martínez Llano es un dirigente de larga trayectoria en el justicialismo de Corrientes, que cobró  notoriedad a fines de la década del 80 cuando quebró la hegemonía de más de tres décadas del legendario caudillo y ex gobernador correntino Julio Romero. Luego fue artífice de la caída y posterior prisión de Raúl Tato Romero Feris. Hoy mantiene vigencia y está anotado para la Presidencia del PJ de Corrientes en las próximas elecciones internas. Aunque nunca fue kirchnerista, nunca se manifestó antikirchnerista y de hecho mantuvo buena relación con el matrimonio presidencial.
Ayer, el dirigente se refirió, en términos muy fuertes, al proceso de designación del nuevo presidente de la Corte Suprema. Su opinión cobra relevancia por el hecho de que no sólo fue constituyente en el 94, sino, fundamentalmente, porque su firme postura, en el debate parlamentario, determinó que caiga el acuerdo entre Carlos Menem y Raúl Alfonsín, que apuntaba a desplazar a los ministros Carlos Fayt y Ricardo Levene, concebido para ubicar cada uno de ellos a los reemplazantes. 
En esa oportunidad, al plantear Martínez Llano la objeción se produjo un fuerte debate en el seno de la Convención que determinó un cuarto intermedio al cabo del cual los presidentes de ambas bancadas, Alfonsín y Carlos Corach, comunicaron que aceptaban la posición del convencional por Corrientes, proponiendo que esa cláusula sólo afectaría a los jueces que se integrasen después de la Convención.
Fue en virtud de ello que Levene, Fayt y luego Enrique Petracchi continuaron pasada la edad límite. Raúl Zaffaroni cumplió la manda constitucional y renunció al llegar a los 75 años.
La excepción, única hasta ahora, la estableció Elena Highton que logró un amparo, en sede contenciosa administrativa, para continuar en funciones merced a una interpretación amañada de la Constitución. 
Lo paradójico fue que el Estado, pudiendo y debiendo apelar el fallo, prefirió consentirlo. Así fue que nunca el caso pudo ser revisado por la Corte, que es la intérprete final de la Constitución de la República.
En esta historia de la elección del nuevo presidente de la Corte, Higthon fue la figura central. Fue ella quien desequilibró la balanza. De ahí la importancia de su voto.
Martínez Llano fue categórico. «La elección está viciada. Higthon es Macri-dependiente. Puede interpretarse que hubo un intercambio de favores. Está muy claro que el Estado fue algo más que benevolente con la jueza al no apelar», aseguró.
«Así como me opuse al pacto Alfonsín-Menem para tomar a la Corte como una moneda de cambio de acuerdos políticos espurios, considero que la posición de Highton es inmoral, reprochable y hasta pasible de ser llevada a juicio político. Esto sin considerar, todo lo que viene alrededor de la hija de la ministra cuestionada», remarcó Martínez Llano.
«Está claro que Higthon no puede seguir en la Corte», agregó el ex convencional, ex diputado nacional, senador y diputado de Corrientes, quien también fue presidente de la Cámara de Diputados de esa provincia.
Martínez Llano no dudó en pedir públicamente la renuncia de la ministra del más alto tribunal.
«La Corte representa el último bastión de la República», afirmó el dirigente justicialista, haciendo notar que una elección de presidente, en estas condiciones, es una mácula para un Tribunal que debe conservar el respeto de todos los argentinos.
«Entiendo que más allá de su trayectoria este no es un buen comienzo para el nuevo presidente», concluyó.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :