Entrevistas La Voz

Chiyo: «Quiero volver a gobernar la provincia porque la gente me lo pide»

El exvicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff confió que su candidatura a la Gobernación del Chaco surgió de la interpretación y el clamor de la ciudadanía, que quiere que vuelva. Destacó la buena relación del gobernador Domingo Peppo con el presidente Mauricio Macri, aunque aclaró que no debe olvidar sus principios y confió en que el peronismo va a ganar las elecciones, pero no cualquier peronismo. «Es necesario volver a las bases y reconocer a la militancia», aseguró.  

Entrevista: Andrea Guardia Mendonça - Textos: Gustavo Adolfo Ríos 

En una extensa entrevista con LA VOZ DEL CHACO, el ex vicegobernador del Chaco, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, reiteró sus intenciones de gobernar la provincia, con un Frente Integrador que interprete las necesidades de la ciudadanía. Habló de su relación con quien fuera su compañero de fórmula Jorge Capitanich y lamentó la actitud del actual intendente, de quien dijo que sólo se ocupó de «pegarle» cuando tomó conocimiento de sus aspiraciones.
Opinó que el gobernador Domingo Peppo no debería olvidarse de sus principios peronistas, pese a la buena relación que mantiene con el presidente Mauricio Macri. Aseguró que le duele ver la situación por la que atraviesa la provincia y los más desposeídos, pero repudio que haya «piqueteros» ricos con varias hectáreas de tierras como Tito López. 
Sostuvo que experimentó lo que era estar fuera del poder y que luego los denominados «amigos» no respondieran el teléfono, cuando ya no ejercía el poder en sí mismo, aunque reconoció que ya lo había vivido cuando militó en la facultad. 
-Señor Juan Carlos Bacileff Ivanoff pasaron algunos años desde que usted ya no está en está en el gobierno, ¿cómo transcurrió su vida desde entonces?
-Volví a mi estudio, donde tenía un expediente abierto por una denuncia hecha cuando los piqueteros me tomaron el estudio y había un profesional que los atendía que decía que yo manejaba la Justicia. Yo jamás, ni cuando era gobernador este Juzgado, cuando vino Capitanich a inaugurarlo y la doctora Luca le dijo que este Juzgado se hizo gracias a que recurríamos al doctor Ivanoff y podíamos conseguir los fondos porque él le ordenaba al ministro de Economía que nos mande. Mi vida transcurre en esto, vivo acá desde 1995. Soy divorciado, tengo mis hijos de mi familia y tengo otros hijos también. Mi vida consiste en atender a mi hija que es la única mujer entre todos los varones. Tengo mis nietos. El edificio del Club Progreso lo hice construir con un presupuesto de $2 millones cuando era presidente. El día de la inauguración, el intendente de Castelli me puso dos inspectores y la Policía en la puerta del club para que no se inaugure la obra; yo era vicegobernador en ese entonces. Mi hijo vino a la inauguración, cuando ya era presidente de la Cámara estaban los dos inspectores clausurando y la señora llorando adentro. Ese es el clima que se vive acá, la inseguridad de quienes se creen dueños del poder y eso me revela, por eso veo lo que está ocurriendo en la provincia. La inseguridad en Sáenz Peña. 
Ahora yo puedo decir que no tengo nada en contra de nadie, pero siempre me tengo que comer operativos. En el club soy una especie de mecenas, que voy cuido, pido que arreglen las instalaciones. No se pide derecho de admisión y además es para toda la ciudadanía del Chaco. En definitiva mi vida ronda en mi estudio en donde vengo, hago algunos escritos, nunca fui más a tribunales, mi hijo el más grande tomó mi metodología de trabajo que era sacar despachos, al viejo estilo; el más chico que ahora es diputado provincial, viene hace algunos expedientes. Pero prácticamente estoy fuera de la profesión. Ni siquiera uso la matrícula porque no me inscribí siquiera en la DGI, para la actividad. 
En el club en donde voy a comer la gente me viene a saludar, me piden sacarse una foto conmigo y me piden que retorne porque quieren seguridad y orden. Yo no salí de Castelli, pero estoy informado. Sáenz Peña hoy es el centro de la inseguridad porque han construido en su momento más de 1.000 cuadras de pavimento con Coqui, y viviendas y se despobló todo alrededor de la ciudad y se concentró la población, por eso se transformó en la ciudad más insegura. Por eso creo que hay que terminar con el tema de los planes sociales, porque eso a la gente no le alcanza. Tenemos que encarar proyectos productivos. Yo veo que a Barranqueras se le imposibilitó el tema del Puerto y nadie dice nada. Cambiemos sigue ganando en Barranqueras y su fuente de ingreso es el Puerto y no veo que la oposición reclame todo eso, ni tampoco mi gobierno. 
-Fue vicegobernador, ¿cómo fue volver a Castelli de un día para otro?
-Allí vivencié lo que era estar dentro y fuera del poder, aunque ya lo sabía. Yo milité en la facultad y sabía que cuando te vas del poder, todos esos amigos no te atienden el teléfono y yo estaba en la Vicegobernación porque vino Capitanich el 27 de febrero, y yo intuí el jueves anterior a esa semana que perdíamos las elecciones, y yo veo que ese proceso se está repitiendo porque sé que el gobernador tiene muchas necesidades económicas y tiene un buen trato con el gobierno nacional y no me parece mal, pero lo que no me parece acertado es lo que está haciendo políticamente. Yo no soy de los que quiera que al presidente Macri le vaya mal, muy por el contrario. Porque acá sufren los más pobres; es decir que los que están apostando a que al Gobierno le vaya mal se equivocan? Además Macri duplicó los recursos para la clase humilde. 
Ahora ¿por qué perdimos las elecciones en el Chaco. Mi amigo Coqui por allí crea figuras y personajes que no pertenecen a la esfera de nuestro frente y yo tuve que lidiar con esos personajes cuando era diputado provincial en 2001-2005 y él era senador. Ello llevó de secretario de Estado a Bolattien Buenos Aires, siendo que cuando yo era diputado él era el secretario del Frente Grande.
Volviendo al tema de mi candidatura lo hago porque la gente me lo pide y según las encuestas mido más que otros candidatos.
-¿Qué pasó con la ruta de El Impenetrable?
-Si nosotros hacemos la ruta de El Impenetrable y conectamos con Salta, los aborígenes van a poder vivir de su trabajo. Son muy buenos artesanos. Podremos hacer turismo aventura. Tenemos semejante parque de 20 mil  hectáreas. Si dejamos entrar el turismo internacional que viene a Salta, se imagina lo que va a ser el Güemes.

«El gobernador no se puede olvidar de sus principios peronistas» 
-¿Cuál es su opinión de la relación del gobernador Domingo Peppo con el presidente Mauricio Macri? 
-Si bien veo que el gobernador no confronta con Macri porque necesita de la ayuda de la Nación, considero que no se puede olvidar de sus principios y si se dice peronista debe ser oposición. Justamente me llamó la atención que el gobernador de Salta, que sabemos que es el gobernador más cercano al gobierno nacional, Juan Manuel Urtubey, vino ahora dos veces al Chaco, pero no hay que olvidarse que somos oposición y si bien no tenemos que pegarle al gobierno nacional y no tenemos porqué llevarnos mal, ideológicamente tenemos que tener una postura y la del gobernador de Salta no me gusta. 
Él viene de una herencia de otro gobernador que estaba con Macri, que era Romero que viene de familias conservadoras. Por el otro lado lo veo a Capitanich con discursos tremendos defendiendo la postura no peronista, sino kirchnerista, y se olvidan que al frente lo hice yo en 2007, hice carpetas por carpetas y el último día que se tenía que inscribir la lista aparecieron dos diputados diciendo que debía bajarme porque Nikisch ponía $3 millones y había que darle a la diputada Glibota la Vicegobernación.
Vino Coqui y me dijo: «Te tenés que bajar, Leiva que era presidente del partido me dijo lo mismo. Ahora si bien sé que la gente me apoya, también le tengo que transmitir que es difícil, es muy difícil y no digo por los aparatos, porque los aparatos no sirven y lo demostró Macri. Perdimos por errores nuestros y nos ganó un partido vecinal a un partido que tenía casi la totalidad de los gobernadores a nivel nacional por los errores que cometimos. Siempre tratando de reemplazar al peronismo por una nueva idea y yo soy peronista. Perón era un general militar que a mí me demostró que era democrático porque llegó a la Presidencia tres veces por el voto popular. No con golpes, si bien participó del golpe del 43, llegó tres veces a ser presidente. Ahora en el Chaco, Capitanich tiene un discurso fuerte como si fuese que es  enemigo de Peppo y hay terceras líneas jugando viendo para dónde van. Pero por abajo sé que la relación entre Coqui y Peppo es buena. 
-¿En el aniversario de Castelli fue invitado?
-Nunca fui invitado institucionalmente.
-¿Cree que las líneas medias del justicialismo no se sienten representadas por quienes hoy manejan el poder en la provincia? 
-Yo no cuestiono la gobernabilidad porque lo entiendo al gobernador. El otro día hubo una reunión en el partido con los gremios y a mí me informaron sobre lo que dijo Capitanich porque él tiene buena relación con Peppo, porque es quien tiene el poder, pero yo salí como candidato y me salió a pegar. No es mi intensión hablar mal de él. Cuento realidades, como cuando me dijeron que me tenía que bajar de la fórmula. 
-A Bacileff Ivanoff como hombre informado y político, ¿le duele la realidad de la provincia y lo que se ve y se sabe?
-Sí, me duele en particular de lo que está pasando en Castelli, donde mi ex fue víctima de eso. Hubo una orden del Juzgado Federal de colaboración voluntaria, por lo que sufrió un daño psicológico evidente, porque todos los medios decían que la habían allanado. 
-¿La realidad del pueblo chaqueño le duele?
-Me duele porque recuerdo que recibía de presupuesto $1.600 millones y recuerdo que hice una conferencia de prensa a los seis meses de que quedé a cargo de la Gobernación y Contaduría de la provincia me dio un informe del cual en algunos de los puntos decía que la deuda flotante era de menos $1.600 millones. Lo llamo a Muñoz Femenía que era el contador y le digo que me descifre qué era ese monto. Y me dijo que eran los gastos de seis meses. Me defino como un político incorrecto. Yo veía a veces los decretos de Coqui. Acá fabricaban a veces algunos dirigentes aborígenes, criollos y algunas agrupaciones y aparecían tanto millones de pesos para tal fundación. Tito López tiene acá 6 mil hectáreas en El Impenetrable, distribuidas entre parcelas, entre los hijos. Hay un campo mío que también está usurpado.
-¿Considera que la provincia no invierte donde y como corresponde?
-Yo creo que hay algunas alianzas del gobernador, que está pensando más políticamente que administrativamente, porque veo algunas alianzas con ciertos intendentes. El intendente de Castelli está bien porque usted pregunta en los bancos y tiene fondos. En Sáenz Peña, por ejemplo, existe una inseguridad total, quebraron todas las cooperativas. El parque industrial también desapareció. Presidentes de todas las instituciones me han llamado. Yo no voy a decir que no tengo estructura porque la estructura no es la plata, no es dinero ni aparato. Muchos a veces me dicen para qué te largas si no tenés estructura.
Muchos me llaman por teléfono diciéndome que quieren trabajar conmigo, de todos los pueblos. Yo lo quiero en este sentido es hacer docencia y que su voto lo multiplique por diez. No necesito abrir un local, no que vayan a tomar mate. La otra vez cuando vinieron los disputados a Castelli les dije que lo acepto a Peppo como gobernador, pero no como presidente del partido, porque conozco sus orígenes partidarios y les dije a los diputados que casualidad que al otro día se hizo un desayuno con toda la prensa. 
-Ahora se habla que esta va a ser una campaña más austera. ¿De alguna manera eso lo beneficiaría de alguna manera, cuando se habla de la modalidad de caminar pueblo por pueblo, como en su momento dijo Ángel Rozas?  
-Hace un tiempo vino Lilita Carrió que vivía a una  cuadra y media de mi casa por la calle Italia. Yo estaba en el club con el edificio viejo. Me voy a la plaza y la escucho. Andaba con un personaje que después fue ministra de Defensa de Cristina. Era una militante de montonero que también colaboró con la campaña de Rozas y me pareció bien, pero estaba hablando mal del peronismo y en cierta manera le recriminé, pero en buenos términos.   

«Peppo llegó porque yo le di la oportunidad»
-¿Considera que el menemismo y el kirchnerismo, le hizo mucho daño al peronismo? 
-Lo que le hizo mucho daño al peronismo, fue que esos dirigentes que tuvieron el apoyo invocando a Evita y a Perón, cuando tuvieron el apoyo del pueblo como Menem se sintió con la autoridad y suficiencia para crear con los conservadores, como Alsogaray y toda su cría otra línea y ninguno estuvo con Cristina. 
Por eso me indignan todas estas cosas. Por eso hoy hablaba sobre Urtubey que salió tercero. Coqui perdió en Resistencia y yo lo veo hasta la cintura en el agua y sé que trabaja porque lo conozco y es un luchador. Entonces algo está pasando políticamente porque tenemos la dirigencia y en el medio hay sectores que militan, pero por sus intereses de línea, pero más que de línea yo diría que son mojarreros y veo que la gran militancia que hoy me llama a mí como gran salvataje y yo no quiero ser eso. Tampoco quiero ir a internas, porque si a mí me convencen que otros pueden medir mejor y si lo estoy haciendo después de tres años. Además, Peppo llegó porque yo le di la oportunidad. No es que seamos enemigos ni mucho menos, sino que somos de líneas distintas nada más. 
Hoy el intendente está trabajando con Peppo, ahí está el poder. Ya no está más Martínez acá. Cuando viene Martínez anda solo por ahí. Entonces se tiene un discurso duro hacia arriba de gobernabilidad y para abajo se que tienen buena relación. El gobernador que baja una línea y da una imagen reuniéndose con el gobernador de Salta que es el gobernador más cercano al macrismo. Entonces esto me molesta. Yo puedo hablar de mi partido, pero queda mal que hable de otros. Creo que el radicalismo no está en situación para ganar en la provincia porque se unió con los conservadores como el PRO lo cual le va a provocar daño. Si bien la gente los votó acá, pero hoy ese cambio se vino abajo. Entonces creo que el peronismo va a ganar sea quien sea el candidato. Pero el riesgo es que todo lo que está pasando y ocurriendo.
Hay una investigación que se está haciendo en tribunales, a través del Juzgado Federal, acá vino la Gendarmería en un operativo que terminó recientemente creo, investigando el tema de vivienda, en la época en que fui gobernador y los recursos venían directamente de los municipios a las empresas. Hay programa de represas de reservorios y todos esos recursos no pasaban por gobernación. El tema de los basurales, los recursos venían en forma directa de Nación a los municipios, no pasaban por el gobernador que tiene los entes de contralor.

«Hay que hacer un pacto de gobernabilidad entre los tres poderes»
-Manifestó que cree que el justicialismo ganaría las elecciones, pero que podría existir una cuestión externa que podría influir negativamente como pueden ser estas causas judiciales.
-Yo creo que sería imprudente hablar sobre estas causas judiciales, primero porque por el principio de inocencia, pero influye en el voto de la gente. Si uno llega al Gobierno, creo que el acuerdo tiene que darse entre los tres poderes. Jamás llamé a un juez o a un fiscal, pero sí tenía una buena relación con el Superior Tribunal porque ellos tienen el poder de súper intendencia y los problemas de infraestructura y demás lo resolvían conmigo. También hay que llamar al Poder Legislativo porque cuando hay un golpe militar, derrocan al poder Legislativo y al Ejecutivo, el Poder Judicial sigue funcionando. No pagan ganancias, tienen privilegios, hay que decirlo. Se enojan algunos amigos y otros no. Hay que hacer un pacto de gobernabilidad, pero no entre los partidos políticos, entre los tres poderes. Decir austeridad, transparencia.
-¿Considera que la sociedad pide gestos y que la gente que manejó mal la cosa pública pague por lo que hizo mal? 
-Creo que en este sentido hay que respetar el principio de inocencia, el principio de debido proceso y cuando digo principio de inocencia es el de la prisión preventiva. Porque si tenés la seguridad que no se va a fugar, ni intersferir en el proceso, porque va a estar detenido. A mí me enseñaron eso en la facultad. La gente ve esas cosas. Yo no soy kirchnerista, pero sería deshonesto si dijera que Cristina no me ayudó. Las viviendas que construyó Peppo las conseguí yo. Tampoco use la política para instalar a mi hijo como por allí algunos dicen. Lo dejé a Peppo que haga campaña. 
-¿Qué mensaje le daría al pueblo del Chaco que está con problemas de seguridad, en el Insssep, el empleado público que tuvo paritarias por debajo de la inflación?
-Yo vi que según la coparticipación y los ingresos provinciales por mes se está recaudando aproximadamente $5 mil millones. Cuando me fui de la Gobernación la coparticipación era de $1.600 millones, fíjese la diferencia. Si bien hubo inflación hay recursos para gobernar, aunque nos sacaron el fondo sojero, hoy todas las obras públicas que veo están paradas y de la única obra que el gobernador habla es la ruta 13, que evidentemente va a tener financiación de la Nación. Entonces acá no se hace una cuadra de pavimento y el intendente hizo algunas cuadra, pero con recursos propios. Lo que quiero decir es que hay que llegar a la gente. Yo soy agradecido con la gente que me hizo vicegobernador.
Tenemos que subsanar esos errores y acordarnos de la militancia que ya nos abandonó, tenemos que acordarnos en el Chaco y hacer un Frente Integrador. Me llama gente del radicalismo y del PRO que está desahuciada con el gobierno nacional y con el radicalismo. Lo que le pido a Capitanich es que antes de dedicarse a contestar lo que dijo en las conferencias de prensa, teniendo pretensiones presidenciales le diría que no es suficiente para que rompa un diario, le hace falta más.
-Habló de las bases, del medio; ¿en ese contexto a Gustavo Martínez en dónde lo ubica?    
-Gustavo Martínez es un militante. Nadie le puede dejar de reconocer ese rol, muy activo, y siempre se juega por su gente. A diferencia de Coqui, es leal. Chomiak fue secretaria de Coqui en el Senado y hoy es intendenta de Gustavo Martínez en Charata. Estas son las cosas que me llaman la atención. Creo que va a ganar el peronismo, pero no cualquier peronista y puedo no ser yo. Yo sufro por la militancia y sufro el destrato de quienes ostentan un pequeño poder. 
-¿Hace cuantos años hace que se afilió al justicialismo?
-Yo me afilié en el 83 porque a mí me agarró el golpe militar y en la primera elección lo acompañé a Santa Fe a Cámpora. Yo ya estoy por cumplir 70 años. Sé lo que es gobernar. Macri envejeció 20 años. Coqui y Peppo mismo. La gobernabilidad te mata. Creo en el trasvasamiento generacional.
 

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :